Para Recordar

Yo me acuesto tranquilo y me duermo enseguida,  pues tú, Señor, me haces vivir confiado.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

EL PAN DE CADA DIA Imprimir E-mail

ABRIL 15 DE 2018

“Yo me acuesto tranquilo y me duermo enseguida, pues tú, Señor, me haces vivir confiado”, dice el salmo que se proclamó hoy. Y el sacerdote nos pregunta si nosotros podemos decir lo mismo… generalmente hay cosas que nos preocupan: estudios, trabajo, economía, relaciones con los que nos rodean…hmm ¿Qué dirán los  que están “cargando” con un pecado grave?. 

 

Solo la paz interior nos puede dar esa tranquilidad, esa paz que nos trae  Jesús Resucitado -como se leyó en el evangelio-; esa paz que nos da  mirar hacia atrás y ver que hemos estado en situaciones terribles, en enfermedad y en depresión y que hemos salido adelante; esa paz que nos da el estar labrando un futuro con honestidad y esfuerzo…sin buscar caminos fáciles.

 

Esa paz que tendremos  HOY mismo si nos decidimos a creer en un Dios vivo y presente;  a dejar nuestras  heridas en las Suyas y  a tomar decisiones concretas de libertad, de perdón, de unidad, de amor.

 

ABRIL 9 DE 2018 – DIA DE LA ANUNCIACIÓN

El evangelio de hoy recuerda el momento en que San Gabriel le anuncia a María que será la madre de Jesús, a lo que ella responde “hágase en mi según tu palabra”.

Santa Teresita del Niño Jesús dijo : “Ser santa, más que hacer cosas, consiste en no estorbar en nosotros la acción de Dios, y eso hizo  María,  se dispuso al obrar de Dios sin ponerle ningún  estorbo o resistencia.  ¡Hay que fiarse de la Sabiduría de Dios!.

Pero hay algo peor que rehuir a Dios, y esto es, buscar otros consejeros; como se lee en Isaías 30:

El Señor afirma:

«¡Ay de los hijos rebeldes,
que hacen planes sin contar conmigo
y preparan proyectos que yo no les inspiro,
de manera que amontonan pecado sobre pecado!
Se van a toda prisa a Egipto,
y a mí no me consultan;
buscan apoyo bajo la protección del faraón,
se refugian bajo la sombra de Egipto.
Pero la protección del faraón los defraudará,
y el refugio a la sombra de Egipto será su humillación.

 

(Los articulos anteriores se encuentran en HOY EN LA SANTA MISA)