Para Recordar

Hay mas dicha en dar que en recibir...(Hechos 20;35)

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Diario
DIARIO 1998-1999 Imprimir E-mail

EL SEÑOR SIEMPRE CONTESTA

Luego del abrazo que me enamoró de Jesús, empecé a hablar con él permanentemente, a esperar su respuesta  y a obtenerla y aprendí que el Señor siempre responde las oraciones, las simples invocaciones a su nombre y hasta las dudas o los deseos inexpresados. Seguramente antes no lo notaba pues cuando oraba, realmente no esperaba respuesta alguna; además, cuando pedimos algo y lo obtenemos estamos muy lejos de creer que ciertamente nos fue dado del cielo y optamos por agradecérselo a la buena suerte o por pensar, simplemente, que esto de todas maneras sucedería. Me di cuenta de que en verdad el dulce Jesús  está a la puerta, como un enamorado, esperando que su criatura le hable o le preste atención a uno de sus numerosos regalos de amor, y por eso siempre contesta, de una u otra forma; y si acaso su criatura le demuestra amor, Él que es el AMOR mismo, no se deja ganar en dulzura y abundancia. Comprobé y día a día compruebo que no existen las coincidencias, la buena o la mala “suerte”, todo lo dispone Dios para nuestro bien si confiamos en El ...y es que en la Biblia dice: “no cae ni  un pajarillo a tierra sin que el Padre de ustedes lo permita…En cuanto a ustedes mismos, hasta los cabellos de la cabeza los tienen contados uno por uno.”

Leer más...
 
DIARIO 2018 Imprimir E-mail

DICIEMBRE 3 DE 2018

El sábado me expuse a una tremenda humillación, obedeciendo una inspiración del Señor. No se si entendí mal, o si eso era lo que Él quería.

En el preciso momento en que me decía “tierra trágame”, el Señor me hizo recordar la humillación que Él sufrió y me dio la gracia de unirme a Él y de aceptarla con dignidad. De todas formas terminé muy enojada y sin entender.

Luego el Señor me llama a orar y yo le expreso mi molestia, aunque reconocí que fue algo tonto, que ni le quita ni le agrega nada a mi persona o a mi vida y que los demás ya lo olvidaron y no les importa.

¡Eso es lo que quiero que aprendas! -entendí- que todos esos acontecimientos irrelevantes se pueden volver santificadores, redentores, si me los ofreces, si los vives conmigo.

Leer más...
 
« InicioPrev1234PróximoFin »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL