Para Recordar

Él perdona todas tus culpas,  cura todas tus dolencias, rescata tu vida de la fosa, te corona de amor y de ternura...
Diario
DIARIO 2005 Imprimir E-mail

MI TERCER EMBARAZO

ENERO 6 DEL 2005

Me alegro que haya pasado el alboroto de la navidad. Los compromisos, trasnochos y celebraciones en las que se hace de todo menos  recordar el nacimiento del Divino Niño me deprimen. Ayer al acercarme al Santísimo muy temprano me encuentro con que se han robado la custodia. Qué tristeza tan grande…oré todo el día y le dediqué discos al Señor. Al acostarme lo sentí muy fuerte en el corazón y también esta mañana, y pude orar sin distraerme, como hacía mucho tiempo no podía hacerlo.

Leer más...
 
DIARIO 2004 Imprimir E-mail

ENERO DE 2004

Me hablaron de un sacerdote excepcional cuyos dones le permiten  “leer” las cosas más escondidas en el corazón y le pedí una cita para mi hermana. Ella no pudo ir y yo asistí, para conocerlo; “A quien tiene, se le dará…” dijo el padre. Además de otras cosas, me hizo  caer en cuenta de que estoy orando maquinalmente, de que no doy nada de mi misma a los demás y me hizo una  oración de sanación desde el vientre de mi madre, lloré a mares.

Leer más...
 
DIARIO 2000-2003 Imprimir E-mail

2000 - MI SEGUNDO EMBARAZO

Según mis cuentas, el año nuevo me encontró en estado de embarazo. Esto, gracias a la intercesión de la Santísima Virgen María, quien también me había dado ya el nombre para el bebé, según detallo en el capítulo que he dedicado para ella.

Leer más...
 
DIARIO 1998-1999 Imprimir E-mail

EL SEÑOR SIEMPRE CONTESTA

Luego del abrazo que me enamoró de Jesús, empecé a hablar con él permanentemente, a esperar su respuesta  y a obtenerla y aprendí que el Señor siempre responde las oraciones, las simples invocaciones a su nombre y hasta las dudas o los deseos inexpresados. Seguramente antes no lo notaba pues cuando oraba, realmente no esperaba respuesta alguna; además, cuando pedimos algo y lo obtenemos estamos muy lejos de creer que ciertamente nos fue dado del cielo y optamos por agradecérselo a la buena suerte o por pensar, simplemente, que esto de todas maneras sucedería. Me di cuenta de que en verdad el dulce Jesús  está a la puerta, como un enamorado, esperando que su criatura le hable o le preste atención a uno de sus numerosos regalos de amor, y por eso siempre contesta, de una u otra forma; y si acaso su criatura le demuestra amor, Él que es el AMOR mismo, no se deja ganar en dulzura y abundancia. Comprobé y día a día compruebo que no existen las coincidencias, la buena o la mala “suerte”, todo lo dispone Dios para nuestro bien si confiamos en El ...y es que en la Biblia dice: “no cae ni  un pajarillo a tierra sin que el Padre de ustedes lo permita…En cuanto a ustedes mismos, hasta los cabellos de la cabeza los tienen contados uno por uno.”

Leer más...
 
« InicioPrev1234PróximoFin »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL