Para Recordar

Nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

DIARIO 2015 Imprimir E-mail

DICIEMBRE 28 DE 2015

El 15 viajamos  a la ciudad en donde mi esposo tiene establecida su empresa y nos hospedamos allí dos semanas para descansar del bullicio de la capital y para compartir más tiempo con él.  Uno de esos días lo acompañé a la oficina con el fin de ayudarle en unas tareas sencillas de verificación y archivo y fui presentada a todos los empleados; Me sentía como en mi casa después de años de “destierro”  y pensaba en eso del año jubilar  que acaba de empezar y en eso de la “restitución de las propiedades”.  

 

NOVIEMBRE 10 DE 2015

Aunque desde hace varios años dejé el deseo compulsivo de comprar cosas –ropa, adornos para la casa, adornos para navidad, utensilios de  cocina, etc.- en estos últimos meses he perdido  casi por completo el deseo de comprar.  Definitivamente el Señor me sigue cambiando, sin darme cuenta cómo ni cuándo; lo cierto es que  cuando hago la lista de gastos no incluyo nada nuevo  y con gratitud pienso: ¡no me hace falta nada!.

OCTUBRE 23 DE 2015

Esta mañana el Señor me despertó inundando mi corazón de gozo y estuve más de media hora en ese estado, dándole gracias porque se ha dejado sentir. Entonces  despaché a los niños y corrí a la eucaristía.

OCTUBRE 22 DE 2015

El martes en la madrugada murió la socia de mi esposo después de luchar varios años contra un cáncer de colon.  Yo  la recordaba siempre en las eucaristías así que  me sentí muy  cercana a ella,  aunque nunca nos vimos ni tuvimos contacto en los 15 años  que tiene la empresa.   La verdad, no puedo decir que se me ha quitado "un peso de encima" porque no lo tenía, pero el Señor me habia anunciado desde hace muchos años que esa sociedad -que tanto me hacía sufrir en ese momento-  se iba a acabar.

 Ayer al comulgar sentí al Señor en mi corazón y esta mañana mientras arreglaba la cocina lo sentía cerca de mí. Sentí que me daba un paseíto por el Cielo.

 OCTUBRE 10 DE 2015

Luego de la enfermedad de mi esposo – o tal vez debido a ella – yo no he estado bien de salud; Al malestar físico, se sumó un tortura espiritual… mental… que no lograba frenar. Pensamientos oscuros que revivían viejas  heridas; “razonamientos” inútiles juzgando a los demás;  juicios propios como la cobardía ante el dolor, la falta de fe, la posibilidad de morirme con el corazón lleno de resentimientos.

 “Por eso los cristianos debemos estar siempre armados,  como quien lleva impermeable, botas  y paraguas para resistir una tormenta”, me dijo entre otras cosas, una buena amiga; y me hizo mucho bien compartir mi confusión con esta persona tan llena de Dios, tan llena de paz; ¡Por eso me hace falta un director espiritual!

 Claro que el Señor me dijo por un medio y por otro: “llámame y yo te responderé“. 

SEPTIEMBRE 22 DE 2015

Mi esposo estuvo hospitalizado dos  semanas por una  agresiva erisipela  que le afectó una pierna y que no quiso ceder con el primer antibiótico que le aplicaron.  Ya varias veces mi esposo había sufrido esta infección pero nunca hasta un punto de inflamación y erupción como el de ahora; el dolor llegó a ser muy fuerte y lo alcancé a ver bastante preocupado. Mi amadísimo Señor me consoló varias veces en la Eucaristía y por eso no perdí la paz ante esta lenta mejoría.    
Algunos días - como hoy-   he sentido tanto amor y anhelo  por Él que le dedico canciones en medio de lágrimas… y esta embriaguez me hace feliz…

AGOSTO 16 DE 2015

Hoy, mientras almorzaba con mi mamá y otros familiares, de pronto empecé a sentir amor por ellos… esa  ternura del Señor, sin explicación, que me ha mostrado en otras ocasiones.  Entonces me sentí embriagada, desarmada y feliz; deseaba consentirlos  y me daba tristeza despedirme.  Lo mismo me pasó hace diez días con una señora, amiga mía.

Al Señor le pido  que no me quite ese amor… pero también creo que no podría desenvolverme en este mundo  sintiéndome así.

JULIO 29 DE 2015

Hoy  la antífona o respuesta al  salmo era: “El Señor me libró de todas  mis ansias” y esto es –justamente- lo que yo estaba pensando: el Señor me ha librado de la ansiedad;  porque  mi esposo estuvo tres días en un retiro espiritual y yo dejé que Dios obrara en él según Su Voluntad.  En otro tiempo no habría parado  de orar, llena de angustia, diciéndole al Señor que hacer  y cómo hacerlo.

JULIO 24 DE 2015

Estuvimos 20 días en los Estados Unidos disfrutando de los parques temáticos en Orlando y llegando hasta New York. Me maravillé viendo las estructuras monumentales y el orden de ese país, pero me parecía estar "prisionera" al no poderme comunicar -mis hijos y mi esposo hablan un poco de inglés pero yo no-.

Extrañé mucho la comida de aquí – variadísima y baratísima – y la calidez de la gente; Con los dedos de una mano podría contar las personas con las cuales tuve contacto visual e intercambio de sonrisas. Esto es lo que yo sentí... obviamente mis hijos no piensan igual, aunque en los últimos días también ya deseaban volver a casa.

Al llegar  tuvimos crisis por culpa de unos correos electrónicos  "comprometedores"; y es que por este medio se dicen tantas tonterías...cosas sin pensar...cosas "por jugar"...¡cuántas relaciones se habrán dañado por esto!; mis hijos intervinieron y se  habló de una posible separación. 

¿Separarnos?, ¿Después de todo lo que hemos superado, y en el que parecía ser el mejor momento de nuestra relación? ¡Ay, qué dolor! Qué angustia! Que confusión!

En medio de esto, sentí la presencia de la Santísima Virgen que me tranquilizaba; en medio de esto, el Señor me centra y me dice: ¡Confía!, me muestra un esposo bello y renovado, me muestra una resurrección después de una muerte.

Señor sé Tú en mí, amando a mi esposo como él se merece,

Señor se Tú en mi esposo, amándome como yo me merezco 

MAYO 22 DE 2015

He estado ocupadísima con algunos trámites y compromisos que han surgido. Además, renovamos pasaportes he hicimos la solicitud de la visa americana para viajar a Orlando en el mes de junio.

Nos dieron cita en la embajada para el lunes 11 de mayo a primera hora, pero la noche anterior, al revisar mi bolso, no encontré la billetera con mi documento de identidad, el de Sofía y el de Daniel. Todos se enfurecieron conmigo –y con razón-.

La billetera pudo haberse caído de mi bolso esa tarde en el parque, en un baño público o tal vez al sacar la basura; Con afán buscaba, oraba, me culpaba...Cuando ya no había esperanzas resultó que un joven la encontró en la calle, se comunicó  y recuperamos los documentos.

El punto es que ante esta situación no reaccioné tan mal, segura de que "todo resulta para bien de los que Dios ama". Se han presentado también otras situaciones que generalmente me alteran y me he sentido más fuerte, más segura, más tranquila, más "abandonada" en Dios.

Lo raro es que no me siento feliz... con paz, agradecida, pero no feliz.

ABRIL 29 DE 2015

Hoy en la capilla del Santísimo me quejaba con el Señor pues ya no lo escucho como antes... como una inspiración ajena a mí que siempre estaba acompañada de Su presencia sensible. Entonces entendí que si Él y yo somos uno, pues mi pensamiento es Su pensamiento. Y me repitió lo que ya muchas veces me ha dicho: todo lo que piense, hable y obre, si es bueno, proviene de Él;   todo lo que sea justo, verdadero y acorde con el amor.

Si yo siempre tengo la intención de no ofenderlo y de hacer lo que a Él le agrada, lo adoro en Espíritu y Verdad, ¿entonces por qué me preocupa salirme de Su Voluntad? ¡Él es el signo vivo de la Divina Voluntad!

ABRIL 28 DE 2015

Hace días que el Señor se ha dejado sentir cuando despierto, como un calor interior, y entonces yo le pido que consuma todo lo que no es de Él. También he vuelto a sentir esporádicamente "llamados al corazón".

Esta mañana al comulgar sentí  que el Señor me pedía dedicarle todo el día en adoración; entendí que podía ayudarme con música, encendiendo velas y colocando imágenes suyas para tenerlo presente y no distraerme. ¡Súper fácil! –pensé-. Sin embargo, en cuanto llegué a la casa me llamó una hermana para comentarme un problema familiar y el medio día me encontró sentada hablando por celular con uno y con otro.

Enseguida llegó mi hijo con dos compañeros de la universidad para hacer un trabajo y entonces me tocó volar a organizar la casa y a hacerles el almuerzo. Luego llegaron los pequeños, los atendí, y en menos de nada ya era hora de ofrecerle comida a los visitantes.

A eso de las ocho de la noche me recosté desanimada; primero que todo, no debí contestar el teléfono ni  ocuparme toda la mañana con ese asunto familiar ¿cómo es posible que no haya podido complacer al Señor? Entonces entendí lo siguiente: No estuvo mal que haya decidido atender a mi familia y que haya tratado de resolver el problema; igualmente estaría bien si hubiera decidido no contestar el teléfono para dedicar el día a la oración. No hay caminos correctos o incorrectos, lo importante es la intención. El camino es bueno si es el del amor.

ABRIL  22  DE 2015

Mi hijo pequeño fue invitado a un corto retiro previo a la Semana Santa y el mayor se ofreció a acompañarlo; cuando regresaron, Juan Diego  me sorprendió al decirme que quería volver al seminario. Me comentó con efusividad cómo al rezar el rosario se había despertado en él el deseo de volver allí, la seguridad de que allí está su felicidad. Y aunque yo no le he oído  la palabra “felicidad” sino refiriéndose al seminario, le propuse esperar…terminar la carrera o cambiarla si no está suficientemente motivado. Él estaba empeñado en reingresar al seminario y estuvo buscando al director vocacional durante dos semanas, pero éste  le dijo que no lo podía aceptar de inmediato, sino que tendría que seguir un proceso…empezar de cero. De nuevo quedé perpleja cuando mi hijo  -simplemente- dijo que no lo haría; como la espuma que sube en un vaso de cerveza y luego desaparece así vi este “arranque vocacional”. No obstante, yo creo que en cualquier momento mi hijo se decidirá por esto que lo llama desde el fondo de su corazón,

ABRIL 17 DE 2015

El Señor no se ha manifestado como acostumbra y me siento como vacía por dentro... como perdida. En medio del silencio a veces he sentido Su Compasión y Su Alegría; También me ha mostrado Su Bendición y Su Amor a través de los demás. Me da miedo no volverlo a sentir como antes...y me pregunto ¿ahora que vendrá?

MARZO 25 DE 2015

Siempre he sido caprichosa y me dejo llevar de la rabia, de la tristeza o del desaliento cuando las cosas no se dan como yo lo he pensado... y es que creo saber lo que es mejor para todos.

¿Porque es tan difícil confiar en que Dios, padre amoroso, tiene todo bajo control? "En todas las cosas interviene Dios para bien de los que lo aman" (Romanos 8;28)

Jesús, en Tu Nombre acepto la Voluntad de Dios para mí, aquí y ahora 

MARZO 11 DE 2015

El Señor no se ha dejado sentir y he ido arrastrándome sin aliento por el desierto de la cuaresma pues la actitud de varios familiares me ha desilusionado y me ha afectado mucho; Después de 10 días luchando contra la rabia y la culpa por fin hoy vuelvo a tener paz.

FEBRERO 23 DE 2015

El viernes en la noche cuando me preparaba para dormir entré a uno de los baños de la casa y había un fuerte hedor a heces;  ya  desde la tarde yo había sentido el mal olor. Al levantar la tapa del inodoro me di cuenta de que alguien -que había comido mucho-  olvidó bajar la sisterna, y cómo tuvimos una visita, no pude identificar al culpable y me acosté muy enojada.

El sábado al despertar el Señor se hizo sentir dulce en mi corazón y yo apenada por el enojo de la noche anterior me excusé... "todo el día limpiando, tratando de que la casa se vea aseada... además me repugna el excremento".   Entonces entendí que el Señor comprendía... es lógico que esa suciedad repugne. Compadécete de mí -entendí- pues así veo algunas almas y siento ese hedor.... aún así las amo.

Creo que el Señor me comunicó su tristeza  porque por horas no pude olvidar esa imagen y  esas palabras... y  a veces las lágrimas se escapaban  de mis ojos, sin permiso.

FEBRERO 18 DE 2015

Esta mañana me confesé, tengo  la esperanza de que, con la ayuda del  Señor, podré aprovechar esta cuaresma. El sacerdote me ha aconsejado leer la vida de San Francisco de Sales quien, a pesar de tener un temperamento fuerte, se mostraba dulce y reprimía sus enojos, por amor a Dios. He encontrado una frase suya que me cae muy bien para controlar  la  lengua:

Las palabras duras que callamos, son nuestras esclavas. Las palabras indebidas que decimos, son nuestras tiranas.

Que nuestro hablar sea poco y amable, poco y dulce, poco y lleno de bondad."

 FEBRERO 13 DE 2015

No he sido capaz de ayunar ni de levantarme temprano a orar, a pesar de que el Señor se ha dejado sentir cuando la alarma suena a las 5 a.m.; el frío el desaliento y el sueño no me han dejado.   Sin embargo estoy contenta porque he orado más durante el día y he adelantado oficios de la casa que me desagradan mucho (como limpiar el cuarto de "sanalejo"). Sigo tranquila y abandonada en Dios.

FEBRERO 4 DE 2015

La semana pasada, una mañana sentí que el Señor me pedía dejar las distracciones y ofrecerle –todo el día- el sacrificio de mis pensamientos pues varios asuntos llenaban mi cabeza. Ayer me ha pedido confesarme, madrugar a orar, ir a misa temprano y ayunar cuanto pueda.

Me he sentido muy tranquila y "abandonada" en Dios.

ENERO 17 DE 2015

Como estamos en época de vacaciones, muchas tardes las he pasado viendo películas con mi hija o con los tres hijos. Me gusta compartir ese tiempo con ellos pero también siento que pierdo el tiempo y sé que  en estas cintas hay muchos mensajes contrarios a la Voluntad de Dios. Hoy en la capilla del Santísimo sentí al Señor y entendí que puedo hacer -en espíritu de sacrificio- otras cosas más provechosas para los niños, y que a ellos les guste, por ejemplo leer, dibujar, jugar.

Por otro lado, cómo tengo desajustes de la tiroides a veces me siento muy cansada y no puedo realizar quehaceres de la casa, entonces me tiendo en la cama y prendo el televisor; entendí que en esos momentos puedo hacer - también en espiritu de sacrificio- oficios suaves como archivar papeles, arreglar cajones, costuras o hacer lecturas espirituales –como la Biblia-. Y orar cuanto pueda. En resumen, el Señor quiere que no pierda ni un momento del día y me ha dado mucho ánimo para hacerlo.

ENERO 15 DE 2015

Estoy un poco asustada. Esta mañana me sentí livianita y entonces me di cuenta de que perdí el "portafolio" con las preocupaciones actuales, que se hicieron? Fui ante el Santísimo y le agradecí al Señor por quitarme esa carga, pero por qué no lo hizo antes?.

Creo entender que es por razones pedagógicas...creo entender que sin esas distracciones ahora podré dedicarme mejor a la oración... una oración libre y confiada  –y pienso en el paracaídas- ; El Señor recibe mi cizaña y me da Su Trigo; el Señor me anuncia grandes bendiciones y una vida nueva... y me siento un poco asustada.

ENERO 6 DE 2015

El 29 de Diciembre cumplí 50 años; Son muchos años, pero yo me siento como una niña... segura por tener un Padre-Dios que es la Amabilidad misma y plena al ver a mis tres hijos, por quienes todo ha valido la pena. En este momento lo que más agradezco a Dios es la fe, pues ella me da la fortaleza y la esperanza para vivir. Nada me hace falta, sin embargo estoy esperando un regalo especial de cumpleaños que el Señor  me prometió.

En la madrugada del 1 de enero invoqué a la Virgen María, me llené de paz y llegaron a mi mente muchos pensamientos; Entre otras cosas, una inspiración para   que reuniera a mis familiares, animándolos a realizar una oración –escrita- de acción de gracias y propósitos para el nuevo año, a través de la cual se desatarían grandes bendiciones. También sentí que yo debía "abandonarme" en Dios, como quien se lanza de lo alto en paracaídas.

DE 2015 - DIA DE SANTA MARTA

JULIO29

Hoy se leyó en el evangelio el pasaje de la resurrección de Lázaro, hermano de Marta y  María,  todos amigos de Jesús.  El Señor se demoró varios días en llegar luego de que le avisaran de la muerte de lázaro y por eso Marta no titubea al decirle “si hubieras llegado antes mi hermano no habría muerto”.

Pero Él no llegó tarde… Sus tiempos son siempre perfectos y nos da lo mejor cuando es mejor, porque nos ama. Pero podemos creerlo? Podemos confiar? Podemos descansar en esta confianza y dejar la ansiedad?