Para Recordar

Mi gracia te basta, que mi gracia se muestra perfecta en la flaqueza

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

DIARIO 2017 Imprimir E-mail

DICIEMBRE 31 DE 2017

Llevamos a mi mamá a la finca para pasar la noche de navidad y estuvimos alegres y en paz.  Ahora estamos de nuevo en la finca pues ella se ha recuperado notablemente y hasta quiere quedarse. Con un poco de temor la dejaré al cuidado de mis hermanas, gracias a que mi cuñado se comprometió a aplicarle la insulina.

Ha llegado desde temprano toda la familia de mi esposo, con comida, acordeones y mucho ánimo. Lástima que ha llovido mucho.

DICIEMBRE 21 DE 2017

Llevamos a mi mamá a un médico homeópata que le quitó algunos alimentos y le dio unos medicamentos y se ha sentido mucho mejor. Yo sigo corriendo para comprar detalles de navidad para los vigilantes del conjunto y otras personas cercanas… haciendo pagos y compras para la cena de navidad. Hoy pude asistir a la Eucaristía y el Señor me llenó de su presencia: paz, esperanza y una alegría tal que no podía dejar de sonreír; prometí cambiar las quejas por oración como regalo al niño Jesús.

DICIEMBRE 13 DE 2017

La rabia  me sigue aguijoneando porque ando contra el tiempo; además de cumplir con mis obligaciones en la casa tengo que estar pendiente todo el día de mi mamá que a veces no se puede ni incorporar para ir al baño. De la ceremonia de grado de Sofía tuve que retirarme y tomar un taxi para llegar a aplicarle la insulina a mi mamá; la entrega de informes finales; la compra de un vestido; la matrícula del niño; hacer mercado; cocinar; reclamarle las medicinas a mi mamá al norte de la ciudad…todo con la angustia del tiempo.  Por esto me retiré del servicio en la parroquia y casi no he vuelto a la misa; pero cuando entro al templo me siento feliz, en mi casa, en mi descanso. Ayer y hoy  he sentido como una inspiración de María Santísima para que encuentre la alegría en servir;  y es que verdaderamente cuando lo pienso, no tengo deseos de viajar ni de dinero, ni de cosa alguna, no me hace falta comida ni ropa ni nada. Entonces…¿qué me pasa?

NOVIEMBRE 30 DE 2018

Hospitalizaron a mi mamá tres días; estaba deshidratada, con problemas de páncreas y como si el riñón hubiera colapsado definitivamente; empezaron a aplicarle insulina. Pasé dos noches terribles sentada en la sala de observación y en cuanto mi mamá salió me noqueó la gripa. Tuve pesadillas pensando en agujas e insulina porque no tengo ninguna experiencia en aplicarle esto. La rabia me aguijonea  por todo esto y, porque, aunque mis hermanos están atentos y preocupados, ninguno puede hacerse cargo de mi mamá o venir a ayudarme. Hablé con un sacerdote y me aconsejó confesarme, me dijo que siempre hay que acercarse a Dios, a pesar de la rabia, entonces me absolvió y quedé tranquila.

NOVIEMBRE 18 DE 2017

Mi mamá ha empeorado, ya no puede sostener ni una cuchara,  se va para los lados cuando camina y ha estado vomitando lo poquísimo que come.  Esta semana también mi esposo llegó enfermo, con su cara hinchada y con ronchas y Danielito llegó el jueves con fiebre y respirando mal.  Yo me siento como dopada…eso será fe?  No intento hablar con Dios porque temo engañarme a mi misma, he sentido miedo en la oscuridad y aunque podría pensar y argumentar que el Señor me ha abandonado estoy segura que El sabe lo que hace….que tiene todo bajo control.

OCTUBRE 26 DE 2017

Mi mamá se enfermó hace más de un mes  y yo la he estado cuidando; también he estado haciendo disfraces y un afiche para el “día de la familia”, el cual celebraremos con los vecinos del conjunto en lugar del “Halloween”, por iniciativa de la administradora, una mujer excepcional.

Para completar, estoy como borracha desde hace 10 días y me han mandado medicina para el vértigo -que no he comprado todavia-.  No he tenido tiempo de leer la Palabra ni de visitar a Jesús en la capilla del Santísimo y en las Eucaristías tampoco he podido conectarme con el Señor porque estoy distraída en el servicio o en decenas de cosas que llenan mi mente. En la noche caigo rendida y no alcanzo a orar. Añoro un momento de soledad y paz para hablar con mi Dios.

OCTUBRE 7 DE 2017

He seguido invocando a Dios Padre desde que abro los ojos, pensando que gracias a Él amanezco con vida y que Él me lo da todo. Hace  días, al comulgar, sentí que estaba unida a Jesús en la Eucaristía y que el Padre nos abrazaba…fue como llegar a casa, al Paraíso.

SEPTIEMBRE 14 DE 2017

He visto mejor a  los enfermos a los que les he llevado la Sagrada Comunión y casi diariamente oro por alguna persona o por algo que el Señor me inspira.

Hace días, cuando iba a desayunar bendije los alimentos como siempre lo hago -en 20 segundos- y sentí un llamado del Señor  y que me decía un poco enojado: ¡ora con el corazón!, ¡tratando de agradar de verdad a un padre que espera eso de su hijo!... cuando oras así, siempre te escucho. Entonces di gracias a Dios por el café y por el trigo, por la riqueza de sabores que ha puesto en la naturaleza, por el trabajo de tantos hombres y mujeres que hacen posible que eso esté en mi mesa; le pido misericordia  por esos que desayunan inhalando pegante, o por los que no tienen nada;  le pido fe para esos que no se acuerdan de Él o que no le conocen y lloré. Así que he orado con más cuidado, imaginándome a un papá amoroso que me escucha y de verdad es diferente.

Ayer 13,  la oración de la mañana estuvo muy fuerte; el Señor me hace entender que me va a pedir cosas específicas, que debo estar muy atenta  y que no es tiempo de dudar sino de obedecer, reforzándomelo con Palabra Bíblica -en  Primera de Reyes y en Romanos-. Como una niña pequeña he corrido a los brazos de María Santísima para que ella responda por mí.

Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros

SEPTIEMBRE 7 DE 2017

Ayer llegó a Bogotá el papa Francisco; me alegró formar parte de la multitud de personas que salieron a darle la bienvenida a lo largo de la calle 26 -que va del aeropuerto al centro de la ciudad-. Pasó rápido, saludando en su “papa-móvil” y se me hizo un nudo en la garganta al verlo, aunque solo fuera por unos segundos. Cómo no llenarse de alegría  y esperanza viendo semejante manifestación de fe:  hombres y mujeres de todas las edades agitando banderas, dando gritos de júbilo y siguiendo los pasos del pastor, a pesar de tantos ataques a nuestra iglesia…¡ella prevalecerá!.

Mi esposo ya tiene su boleta para asistir a la Eucaristía que el Santo Padre celebrará mañana viernes en Villavicencio a primera hora y pido a Dios que reciba gracia y bendición…que  el país entero las reciba.

La fuerza y la luz del Espíritu Santo sean hoy siempre sobre nuestro amado papa Francisco, en el nombre poderoso de Jesús, amén

 

AGOSTO 31 DE 2017

Los hombres no enderezan sus caminos ni siquiera por temor a un Dios que muestra enojo y castiga  -como se lee en el antiguo testamento-; los hombres olvidan al Dios sufriente que dio hasta la vida por abrirles el Cielo; entonces  ahora el Señor quiere dejar ver Su Amor a las personas… porque eso es lo que más necesitan… Él quiere bendecir, desatar y sanar permitiendo que ellas sientan su Amor, su dulzura, su compasión, su amabilidad, su comprensión. Eso entendí esta mañana en oración; el Señor me repite que quiere servirse de mi para que lo lleve y ahora solo me pide ser dócil a Él,  ser yo misma y vivir en espíritu de oración y sacrificio.

Luego, ante el Santísimo, siento que el Señor me pregunta si lo amo -si, si, claro… y el Señor pregunta de nuevo y de nuevo; ahora entiendo que cuando Él vuelve a preguntar  está entrando más al fondo y quiere una respuesta sincera; -creo que no te amo lo suficiente, porque no logro sacrificarme en muchas cosas… me puedes dar más amor por ti? -Lo haré, te enfervorizaré, te encenderé el corazón de amor por mí

Luego, durante la Hora Santa, el Señor me pide que lo alabe por todos, me dice que nuestra comunicación cambiará, que si apagaran las luces yo brillaría  y que me llenará de gracias cuando comulgue.

AGOSTO 27 DE 2017

Mi esposo cumplió 30 años de graduado y para celebrarlo organizó  con  sus compañeros de universidad un encuentro familiar el pasado fin de semana; cantamos, bailamos, jugamos, paseamos y compartimos todas las comidas de una forma tan agradable como no lo esperaba.  Me sentía feliz al ver a mi familia y a las otras familias pues, al parecer, ninguno de los asistentes se ha divorciado y  tienen hijos muy bellos. A mitad de semana me ha entrado una gripa muy fuerte y  doy gracias a Dios porque me he podido levantar y realizar mis oficios -aunque con lentitud-. El Señor no se ha dejado oír y ahora esto se me hace muy raro…

AGOSTO 18 DE 2017

En octubre 3 del 2008 el Señor me prometió entre otras cosas que “deslumbraría como una estrella” por estar “impregnada de Él”; tiempo después leí  en Filipenses  2;15  que así deben ser los hijos de Dios y me alegré -como siempre me alegro- al confirmar mis inspiraciones con Palabra Bíblica.

Esta mañana,  antes de salir para llevar la Sagrada Comunión a los enfermos, sentí que el Señor me bendijo y entendí que a partir de hoy se hará realidad dicha promesa… como que  Su Presencia  en mí será tan manifiesta que no se podrá ocultar. No sentí ansiedad ni temor; oré por varios enfermos y familiares acompañantes,  y como algunos no comulgaron físicamente le pedí al  Señor que entrara espiritualmente en sus corazones  y la mayoría se quebrantó. Que puedo decir… solo puedo  dar Gloria a Dios  mientras me siento subida en una nube.. muy alto…lista a lanzarme en ese paracaídas que me mostró la Santísima Virgen el primero de enero de 2015…abandonada en Dios.

AGOSTO 4 DE 2017

La primera lectura de hoy me emocionó profundamente pues una de las cosas que Moisés  le indicó al pueblo  -por mandato de Dios- fue presentarle al sacerdote una gavilla  de la primera cosecha y éste debería agitarla ritualmente en presencia del Señor para que les fuera aceptada la ofrenda. ¡y esto fue lo que yo vi hacer a nuestro Señor el 21 de mayo! ¡hermoso! “como buen judío, que vio esto desde niño”.

Reiteradamente he entendido que debo bendecir, orar  y “desatar” cada que tenga la oportunidad, pues el Señor quiere hacer “derroche” de sus bendiciones y yo debo ser un canal dispuesto siempre;  me inquietan mi debilidad y mis pecados pero el Señor me insiste en que Él puede servirse de mi humanidad para hacer bajar Su Gloria.  Las oportunidades abundan pues no hay persona con la que hable que no comente de inmediato que algo le duele o que tiene un problema.  Lo que yo he visto es que las personas me buscan, me miran con aprecio y algunas me han dicho que se han sentido mejor luego de mi oración por ellas… pero obviamente estoy esperando  una manifestación muy fuerte del Señor que  le demuestre a todos que Él ÈS en mí..

 

JULIO 19 DE 2017

A las 8 de la mañana me  trajeron  un ramo de 31 rosas rojas preciosas con una bomba plateada que dice “te amo”, y un super-desayuno en una caja muy adornada, con un “mouse pad” muy gracioso -de Jesús-; mi esposo me lo envió por el aniversario, agregando una foto de los dos y una tarjeta que dice: “solo van 31 años, celebremos por los muchos más que vienen”. No me esperaba este detalle tan especial, y todavia no me imagino a mi esposo tomándose el tiempo y el trabajo de encargar todo  esto; yo pagué una misa en acción de gracias a Dios que es quien ha hecho posible que  hoy estemos juntos y pensando en un futuro para los dos. 

 JULIO 11 DE 2017

Hoy no estaba la coordinadora del grupo de oración así que yo guie las plegarias, las lecturas y las reflexiones; para finalizar, se me ocurrió abrazar a cada una de las asistentes  -“el Señor en mí, el Señor en ti”- pidiendo por ellas.  Al comulgar, de nuevo me siento como envuelta en una bruma,  abrazada por el Señor, que estaba feliz por los abrazos.

JULIO 5 DE 2017

Estuve 10 días sin la Eucaristía porque me fui para la finca a pasar un tiempo con mi mamá; allí  andaba tan distraída que no saqué ni un momento para orar o leer la Palabra.  De regreso me entró un tremendo desaliento, pero ahorita en la Misa, al inicio de  la consagración, sentí que el Señor me recibía muy festivo…como si una bruma densa me cubriera…paz,  alegría  y el Cielo,  que  -por momentos- se abre para mí.

 JUNIO 13 DE 2017

Antes de que sonara la alarma me despertó un dulcísimo calor en el corazón de una manera singular, que nunca había sentido, En la mañana llevé la Sagrada Comunión a unos enfermos y en la tarde,  en el templo,  se dieron unas charlas sobre el rosario y se hicieron las oraciones que se requieren para ganar la indulgencia plenaria por el aniversario de la Virgen de Fátima.  Antes de la consagración sentí la presencia de la Santísima Virgen, tan fuerte, tan amorosa, que de nuevo se me salían las lágrimas y tenía que controlar el llanto, y entendí que fue ella quien me despertó en la mañana. Madre, madre -le decía- porque siento todo esto, que va a pasar…cómo y cuándo,,, ya no resisto esta espera… las promesas que el Señor me ha hecho son inconmensurables... ¡sostenme!.

He estado ocupadísima y no he tenido tiempo para pensar, gracias a Dios. Y doy gracias a Dios también porque puedo contarlo todo aquí y desahogarme.

JUNIO 11 DE 2014

Ayer antes de empezar el aseo de la casa le entregué a Jesús mi desorden y le pedí SU ORDEN; enseguida me respondió: que aceptaba el intercambio y que empezara por hacer un horario ¡y que lo cumpliera!. En la noche en la Eucaristía, sentía la presencia del Señor muy fuerte, que me ahogaba y  se me salían las lágrimas.

Hoy salimos temprano para la finca y en el camino escuchábamos las canciones de amor que yo le dedico al Señor; yo lo seguía sintiendo muy fuerte y seguía conmovida  por el amor, la dulzura y la amabilidad del Señor, sin poder controlar las lágrimas. Creo que me pidió publicar  esta canción, y lo haré, recalcando que debe ser entendida de forma espiritual.

https://www.youtube.com/watch?v=kxskAhO5qw8

JUNIO 8 DE 2014

Mi párroco me pidió participar hoy en la Hora Santa (momento de oración ante Jesús presente en la Hostia expuesta); Yo coloqué un CD con una música muy suave de alabanza, paseaba por el templo medio danzando y animé a las personas a susurrar el aleluya, a elevar los brazos… a alabar, pero solo una persona se paró y alabó. Luego recité unos versos tomados de poesías de Santa Teresa de Ávila, que a mí me quebrantan y me derriten de amor y ansiedad por Jesús, pero no vi que nadie se conmoviera. Y de nuevo quedé aturdida, pensando en que otra vez hice el ridículo; luego pienso que Dios fructifica toda buena intención y que lo importante es que todo lo hago por amor a Él.

Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí;
cuando el corazón le di
puse en él este letrero:
que muero porque no muero.

Esta divina prisión
del amor con que yo vivo
ha hecho a Dios mi cautivo,
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a Dios mi prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

*****

Vuestra soy, para Vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, pues me criastes,
vuestra, pues me redimistes,
vuestra, pues que me sufristes,
vuestra pues que me llamastes,
vuestra porque me esperastes,
vuestra, pues no me perdí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Veis aquí mi corazón,
yo le pongo en vuestra palma,
mi cuerpo, mi vida y alma,
mis entrañas y afición;
dulce Esposo y redención,
pues por vuestra me ofrecí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Dadme muerte, dadme vida:
dad salud o enfermedad,
honra o deshonra me dad,
dadme guerra o paz crecida,
flaqueza o fuerza cumplida,
que a todo digo que sí:
¿qué mandáis hacer de mí?

 

JUNIO 4 DE 2017

Esta mañana el Señor me llamó a orar y corrí a mi  oratorio ubicado junto a una ventana. El día estaba un poco nublado pero al cerrar los ojos tuve la sensación de que el sol salió,  miré  pero el cielo seguía nublado; esto se repitió varias veces: al cerrar los ojos percibía la claridad de un sol radiante, pero al abrirlos comprobaba que el cielo seguía  nublado. Entonces entendí que esa claridad  era “el alba de la Divina Voluntad que quiere surgir” en mi alma, y crecer hasta llegar a su pleno resplandor.

Entendí que esto ha sido  por intercesión de María Santísima, a quien le dediqué todo el mes de mayo, siguiendo el libro “La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad”. (Este es el mismo libro que menciono en el artículo MARIA, MI MADRE, a través del cual la Santísima Virgen obtuvo para mí la gracia del segundo embarazo en 1999).

MAYO 21 DE 2017

Desde hace dos semanas mi esposo se ha  sentido mal; le encontraron un cálculo renal, pero tiene también una fuerte gripa y desde antes, dolor de espalda; en un momento, cuando nos dirigíamos hacia el hospital, sentí que el Señor me decía que “lo iba a separar” para hablarle. Entonces me llené de paz,  y supuse que lo internarían en el hospital, pero no, y quedé a la expectativa.

Esta semana el Señor me llamó a orar y me pidió que tomara la Palabra; me encontré con Apocalipsis 3, 7 “Esto dice el Santo, el Veraz, el que tiene la llave de David: si él abre, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir“ y entendí que el Señor me está abriendo puertas qué nadie podrá cerrar para que yo lo lleve. Luego me llama de nuevo ante el Santísimo y lo veo danzar como levantando gavillas de trigo;  en el suelo hay cargas de granos de trigo y veo que mete allí su mano y los levanta… son granos fuertes y sanos y se escurren entre sus dedos. Entiendo que todo eso es fruto de esta página, fruto bueno, que será además buena semilla. Yo me llené de felicidad. Enseguida un señor que es ministro de la comunión me pidió que le ayudara a partir unas Hostias Consagradas porque el padre no podía llegar a la misa y entonces no alcanzaban las hostias para llevar a los enfermos al día siguiente (solo el sacerdote puede consagrar).

Se me salían las lágrimas por la emoción de tocar el Cuerpo de nuestro Señor, de poderlo repartir y organizar; entendí que ese era un signo de mi encargo. 

No puedo dejar de pensar en estas cosas y estoy un poco ansiosa pero con paz.

MAYO 7 DE 2017

Ayer tuve que ayudar a dar la comunión en la Eucaristía; sentía temor de equivocarme en algo y de que nadie se acercara a mí a recibir la comunión  porque  la mayorìa prefiere ir con el sacerdote y  porque mucha gente no me conoce. Desde que llegué al templo sentía llamados al corazón pero no entendía la razón y esto más me angustiaba.  Yo siempre, al dar la comunión, veo a las personas muy bellas y  con mucho cuidado y dulzura coloco el Cuerpo de Cristo en sus bocas, algunas muestran afán o ni me miran, pero ayer, casi todas me miraron, se acercaron suavemente, ¡y me sonrieron! Fue muy lindo y creo que son momentos de Cielo. Al volver a la casa me empecé a sentir mal pensando en que de pronto mi párroco se va a enojar por ser tan lenta, o que las personas me van a criticar por ser tan lenta y sonreír, pero sentí que  el Señor me consolaba y me decía que “ellos notan que no es lentitud sino unción”. 

ABRIL 20 DE 2017

Ayer llegué ante el sagrario llena de preocupaciones e inquietudes porque no he vuelto a ver la gracia de Dios obrando a través de mi, al contrario, me siento torpe e imprudente ¿cómo voy a llevar a cabo todo lo que El espera de mí?; El Señor me repite que El obra a través de mi humanidad, aunque yo no lo note, con Su sabiduría, y  que El  va delante de mi. Luego entiendo que me ocupe de cumplir cada día mi trabajo,  HOY, por ejemplo,  debo cumplir con los quehaceres de la casa y atender a mis hijos... que lo haga con esmero y se lo ofrezca;  Además me pide que lo alabe  y lo consienta.

ABRIL 13 DE 2017

He orado por varias personas y a otros les  he hecho masajes en zonas doloridas pero ando  tan distraìda que ni siquiera ante el sagrario he podido "conectarme" con el Señor; le he bajado a la comida pero ayuno como tal no he hecho; al comulgar no he vuelto a sentir al Señor  -aunque dos veces lo he visto danzar-  pero desde febrero me ha sucedido que  cuando entonan el «Santo, Santo, Santo» me siento como envuelta en algo y como si me elevara.  Ayer, luego de una hora ante el Santìsimo entiendo  que «los actos ocultos valen màs» y que el Señor no se  ha dejado oir para que yo vea la diferencia... para que yo lo reconozca cuando me hable.  Para mañana, el pàrroco  aceptò mi idea de motivar a la gente a entregar sus debilidades y pecados con la oraciòn de «toma y recibe», asì que se imprimieron 350 folletos y se pondrà una caja para que la gente deje a los pies de la cruz todo lo que la aflige.

MARZO 28 DE 2017

El viernes cuando le llevamos la comunión al enfermo a quien el Señor me dijo “dile que yo lo amo”, nos asombramos al verlo muy bien sentado y con su cabeza en alto, cuando siempre estaba doblado y llevando sus manos a la cabeza.

Por mi parte, he estado confundida tratando de asimilar este ministerio que el Señor me ha dado: “serás un Jesús para todo el que te encuentres”; Y el mismo Señor me ha hecho entender que no tengo que angustiarme por lo que voy a hacer o  a decir porque Él lo inspira en su momento; no tengo que “poner cara de Jesús”, Él no me ha dicho “ve y conviértelos” o “ve y sánalos”… Él me ha dicho “solo sé tú misma”. 

También me he sentido tan vacía y tan “nada” que le digo al Señor: “definitivamente estoy lista para servirte, para que me llenes, para ser tu  instrumento”… y a la vez ¡¡Dios mío!! ¿De dónde salieron todos estos compromisos? quisiera renunciar y  salir corriendo…

Ahorita cuando estaba ante el Sagrario entregándole al Señor mis temores me llegó un mensaje por WhatsApp:

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?...

Mi carne y ni corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre…

El Señor está a mi favor, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?

 

MARZO 21 DE 2017

Hoy, al grupo de oración que se reúne ante el sagrario de mi parroquia, llegó  una señora  que yo no conocía; terminada la oración tocó su cuello adolorido,  se quejó de estrés y me dijo en voz baja, “ore por mí”. De inmediato le pedí que se arrodillara allí  y le hice un suave masaje en sus hombros, cuello y cabeza, pidiéndole al Señor que le aliviara sus cargas. La coordinadora del grupo al darse cuenta de esto empezó a orar por lo mismo  y esto me pareció maravilloso, pues yo pensé que se  iba a enojar. Al final acaricié el rostro de esta señora y me parece que se veía muy diferente a como llegó, vivaz.

MARZO 18 DE 2017

Nadie llegó anoche para el taller  y de nuevo salí  del salón comunal sin saber que decirle al apenado vigilante. ¿Y ahora qué? No tengo dudas ni ansiedades pero no quiero volver a invitar a nadie para hacer el bendito taller… solo seguiré en mis actividades de siempre esperando que el Señor abra  puertas como me  prometió a finales del año pasado: “iré delante de ti, seré tu comandante”.

MARZO 17 DE 2017

He llevado la comunión a los enfermos; Estaba en casa de un señor que sufrió un accidente y está muy reducido físicamente -casi no alza la cabeza y su voz apenas es audible-, de pronto  sentí un peso en las manos y que el Señor me inspiraba: dile a este hombre que yo lo amo, dile que yo lo amo, entendí también que el Señor quiere devolverle su salud completa y quiere que lo busque de corazón. Enseguida le di la Sagrada Eucaristía , le levanté el rostro, lo miré a los ojos y le dije.

 Ante esto solo puedo repetir el salmo que leímos a todos los enfermos:  “Ojalá escuchen hoy la voz del Señor, no endurezcan su corazón”

MARZO 16 DE 2017

Hoy solo vino al taller una señora que es muy devota, me la encontré en la misa y la invité.  ¡Que panorama tan desolador! El primer día: dos, el segundo día: cero y el tercer día: uno, cuando yo le entendí al Señor que bendeciría a TODOS los del conjunto, a la parroquia y a la diócesis; Entonces recuerdo que a  Abraham el Señor le prometió una descendencia y  hacerlo “padre de muchedumbre de gentes” cuando    no tenía hijos porque su mujer era estéril y ya eran viejos… Él manifiesta su Gloria en los casos perdidos…

MARZO 15  DE 2017

Al despertar se me ocurrió imprimir unas invitaciones para el taller y meterlas bajo la puerta en cada una de las 80  casas del conjunto para asegurarme de que todos la vieran. A las 7 estuve lista en el salón comunal… no puedo describir lo que sentía, lo que he venido sintiendo ante unas promesas del Señor que son increíbles de creer, de carácter sobrenatural,  pero que ya he visto materializarse. Esperé media hora y nadie llegó y estuve a punto de echarme a llorar. Invoqué a la Santísima Virgen y me alegré: por estar ahí, porque el Señor le paga al obrero aunque no trabaje, porque cada día puedo hacer un nuevo intento y porque si logro orar con tan solo una persona, ella va a recibir de Dios y tal vez su alma se salvará… y el valor de un alma es inestimable.

Mañana de nuevo estaré ahí a las 7 y Dios sabrá.

MARZO 14 DE 2017

Una  conocida de la parroquia me pidió que la acompañara  temprano a una cita médica; necesitaba compañía porque la acaban de operar de los ojos y perdió casi totalmente la visión. Además tiene otros varios problemas de salud -delicados- y me comentó algunas tristezas que alberga en su corazón, si bien, se precia de tener una gran fe y de aceptar lo que venga, la Voluntad de Dios;  En un momento entendí que el Señor obraría en ella.

En la tarde fui al grupo de oración de la parroquia y creo que salió bien, agradable, pero no se vio  nada “sobrenatural”. A las siete volé al salón comunal de mi conjunto para el taller pero el encargado lo dejó cerrado y fui a mi casa con las únicas dos personas que me acompañaron: la mujer que acompañé al médico y una señora del Comité de Convivencia. Más que desarrollar el taller, lo revisamos juntas e hicimos comentarios. Al final hicimos una oración de despedida y yo me “arriesgué” a orar por mi invitada, pidiéndole al Señor la sanación de su  corazón, de su cuerpo  y  especialmente de sus ojos, y  al poner mi mano sobre ellos sentí calor.  Terminamos y yo quede en vilo. 

MARZO 13 DE 2017

He estado ayunando medio día y me he sentido bien. Mañana debo dirigir el grupo de oración de la parroquia a pedido de la coordinadora porque tiene que viajar y en la noche dirigiré un taller de oración que ha diseñado la diócesis para pequeñas comunidades (se ha extendido una invitación a los residentes de mi conjunto, como una iniciativa del Comité de Convivencia del cual hago parte hace dos semanas).

No me atrevo a repetir las cosas que el Señor me ha prometido… ¡las bendiciones que derramará a través de mí!… son de locura y de no creer si no fuera por las caras que vi cuando impuse la ceniza, si no fuera por las reacciones que he visto últimamente en la gente que me rodea, si no fuera por la fluidez y la autoridad que se manifiestan cuando oro. Yo solo le digo: amén, todo sea para Tu Gloria y consuelo, así como se oraba en la misa hace unos días:

Tu gracia, Señor, inspire nuestras obras, las sostenga y acompañe; para que todo nuestro trabajo brote de ti, como de su fuente, y tienda a ti, como a su fin.

MARZO 1 DE 2017 – MIERCOLES DE CENIZA

Quien se coloca la ceniza en la frente se reconoce pecador, reconoce su fe, se reconoce necesitado de Dios; es un acto de humildad y de amor ante el cual, seguramente, nuestro Señor se alegra mucho, extiende sus brazos, te abraza, te bendice y te dice : “te amo hijo, conviértete y cree en el evangelio”.  Con esta reflexión ayudé a imponer la ceniza una hora en mi parroquia; el Señor me llenó de Su ternura y las personas lo notaron pues casi todos se conmovían y  aguaban sus ojos.   Otras cosas me han pasado en los últimos días pero aún no quiero contarlas porque  no se qué sentido o qué final tendrán

 FEBRERO 25 DE 2017

https://www.youtube.com/watch?v=KhaM8pr6Zec

FEBRERO 24 DE 2017

Ayer visité a una amiga que está muy enfermita, casi postrada en cama desde hace más de un año por afecciones  en  piernas y cadera e hice una profunda oración por su sanación; hoy acompañé en la tarea de llevar la comunión a los enfermitos  y llegué  a la casa tan exhausta que casi gateaba hasta la cama -igual el viernes pasado- y noto que desde que empecé a orar por otros termino como “apaleada”. Desalentada le he preguntado al  Señor si mi cuerpo resistirá esto y entiendo que debo ayunar y orar todo el tiempo. 

FEBRERO 21 DE 2017

El Señor me anunció que esta semana vería Su Gloria y me exhortó a no dudar, a no resistirme a sus inspiraciones,  y  hoy me sucedieron dos cosas fuera de lo normal. Primero, en la mañana tomé un taxi y entablé con el conductor -un hombre amable y creyente-  una conversación  que finalmente me llevó a ofrecerme a orar por él; acerqué la mano a su pecho y sentí calor allì.

En la tarde asistí por primera vez a un grupo de oración de la parroquia y en cuanto me senté noté que la señora de al lado se retorcía disimuladamente por un dolor.  Unos minutos después, en cuanto se dio la oportunidad, le pregunté a donde le dolía y le pedí al Señor que le calmara el dolor mientras le tocaba sus rodillas y pies (artritis), el dolor se calmó; otra señora pidió que orara por un dolor en su brazo.  El Señor se mueve cuando menos lo espero y tengo que repetir que Él siempre me sorprende.

FEBRERO 16 DE 2017

Estoy muy animada con las buenas noticias: en la casa de la bebé no se han vuelto a sentir “cosas raras” y el maestro me dijo que él y su esposa se habían asombrado por la actitud positiva de su hijo y que el dolor de espalda había disminuido.

 

El sábado pasado, día de Nuestra Señora de Lourdes, había una misa por los enfermos a las tres y yo seguía muy congestionada; pensaba, sin embargo, tomarme un antigripal e ir. A eso de las dos sentí en el corazón que en la misa habría milagros y  que, para probar la veracidad de esta inspiración, se aliviaría mi gripa; de inmediato sentí que  la nariz se destapó  y se secó, de tal forma que no tuve que tomar ninguna pastilla, ¡increíble!. Yo me imaginé gente gritando, desmayándose, dando  Gloria a Dios y me preguntaba cuál sería mi papel en esto; Aunque antes de la comunión el sacerdote hizo  una oración pidiendo a Dios sanación para los enfermos -y nombró las partes del cuerpo de pies a cabeza-,  no hubo ninguna manifestación pública, y terminada la misa me volvieron los mocos.

Esta semana el sacerdote que es bastante serio me llamò “amorosita" y dijo que yo era una de las personas más amorosas que ha conocido, y eso me alegra porque el Señor me ha repetido tantas veces que se reflejará en mí, y me ha hecho tantas otras promesas que estoy viendo cumplirse.

FEBRER0 11 DE 2017

Estos últimos días han estado llenos de sorpresas; primero en la finca, una vecina nos pidió agua bendita que porque “estaban asustando a su bebé de tres meses” y yo llevé el agua y la rocié por toda la casa orando; lo raro fue que mientras me dirigía hacia allí sentía cierto temor, pero al llegar cobré autoridad y serenidad, y cuando terminé me sentía totalmente sorprendida y segura de que Jesús actuó en mí. La misma sensación la tuve al llevarle la comunión a los enfermitos.

Luego entendí en oración que el Señor me confirmaba Su obrar en mí,  me pedía que atendiera a todo el que me buscara y me daba algunos consejos prácticos; enseguida me llamaron varias personas, algunas de ellas con quienes no había tenido contacto por mucho tiempo.

El miércoles, un maestro que me está haciendo un trabajo en la casa me pidió orar por su hijo y lo hice con dos señoras de la Legión de María que me visitaron y me dejaron la imagen de la Santísima Virgen; el jueves ya le iba a servir el almuerzo al maestro cuando sentí que el Señor me llamaba y me indicaba: “baja la cruz y ora por él porque necesita sanación”; cuando nos sentamos a almorzar él de inmediato me dijo que tenía un fuerte dolor de espalda porque tenía desviada la columna y esto en ocasiones le impedía trabajar. Yo, nerviosa y haciéndome la “casual”, me unté los dedos con agua bendita que tengo en la mesa, le alcé la camisa y le toqué la espalda pidiéndole al Señor que le enderezara la columna.  Al rato se me agudizó una gripa que me rondaba y me noqueó de tal forma que casi no pude dormir, y no pude ir a llevarle la comunión a los enfermos ayer y no pude ir a la misa. Tenía el ánimo por el suelo, pero esta mañana el Señor se dejó sentir un momentito y me alegró.

FEBRERO 3 DE 2017

Empezando este año me animé a volver a mi parroquia para ayudar en algo; el párroco, recién nombrado, me ha pedido que nuevamente forme parte del grupo de ministros de la comunión y -aunque no me lo esperaba- ya hoy   le lleve la Sagrada Comunión a cinco enfermitos; llena de esperanza, paz y alegría les entregué el Cuerpo de Cristo a estas personas, segura de que Él obrará según la riqueza de Su Gloria y la generosidad de Su Gracia. 

ENERO 24 DE 2017

Le pedí al Señor que tomara posesión de mis actos, como me ha prometido, y me he sentido más comprensiva con mi mamá y con mis hijos, los he mirado con compasión en lugar de impacientarme y eso sin duda proviene de Jesús. 

ENERO 11 DE 2017

Esta mañana hablé con el Espíritu Santo; aunque siempre me encomiendo a Jesús y a María  hoy le pedí LUZ a Él….había olvidado que  responde siempre y de manera sorprendente.

En la tarde me encontré con una pareja de esposos,  fieles servidores de la iglesia, a quienes conozco hace años; luego de una edificante y larga conversación comprendo que tengo una urgente necesidad de perdonar a  cierta persona, amiga mutua, de quien me alejé porque me incumplió una cita. Más tarde tomo papel y lápiz para hacer una oración centrada y empiezo por describir los aspectos positivos y negativos de mi relación con esta persona y oh sorpresa: es claro que la cita incumplida fue solo una excusa para alejarme de algo que no quería enfrentar y en el mismo instante entiendo que este “algo” me ha alejado también de otras personas sin que yo lo notara.  De aquí, tengo varias cosas que recordar:

 

Primero. Muchas veces nos engañamos a nosotros mismos; la vida de cada persona esta marcada por experiencias que ni siquiera recuerda y que trabajan desde el inconsciente; además  los razonamientos pueden estar oscurecidos por el pecado como dice la carta a los Romanos en el capítulo 1 "... se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido".

Segundo. Al Espíritu Santo  se  le debe pedir conocimiento de uno mismo; más si hay  confusión, inquietud, ansiedad.

Tercero. Siempre es útil hacer una oración escrita, empezando por enumerar los hechos escuetos…sin juzgar, sin suponer; por ejemplo no se vale escribir “ Pepito no me quiere”,  ya que esto es una suposición;  el hecho tal vez sea que “Pepito dedica 5 horas al computador”  y finalmente lo único que yo puedo hacer por el momento sea  entregarle a Dios a Pepito para que encamine su vida, para que le muestre sus talentos y para que lo motive; otra cosa es lo que "me hace sentir"   y esto es lo que debo entregarle a  Dios:  mi rabia, mi desilusión y mi tristeza porque me siento poco amada y pedirle paz y paciencia.

 

Justamente, sobre "la locura de la conciencia",  el padre Santiago Martin habla en  la editorial de sus "Ültimas noticias" (magníficat.tv por internet – 11 de enero); ¿a dónde llegaremos si en un mismo país, en una misma ciudad y hasta en una misma parroquia los sacerdotes -depositarios de la fe- no están de acuerdo?

¿A quién creerle?  Sin duda "el que busca encuentra" y el Espíritu Santo nos mostrará la verdad.