Para Recordar

Fiel es el Señor; él os afianzará y os guardará del Maligno...

DIARIO 2019 Imprimir E-mail

NOVIEMBRE 6 DE 2019

Recorrimos tres cuadras a la redonda con mi compañera de la parroquia, golpeando cada puerta para hacer la misión. Empezando, entendí que el Señor me pedía ejercitarme en escuchar, más que en hablar; escuchar a cada persona y silenciar mi interior para escucharlo a Él… y lo intenté. La mitad no nos abrieron, los demás fueron amables y recibieron la información -como “buenos” católicos- y solo dos nos rechazaron con fastidio. Luego me noqueó una fuerte gripa, y en la última semana, las distracciones llenan mi mente pues hemos decidido remodelar la casa. Es un mal necesario: la cocina y el enchape de los baños ya tienen 30 años, y mis hijos no soportan el estuco veneciano de diferentes colores que se puso hace ocho, en toda la casa. Nombrando a Jesús y a la Santísima Virgen como administradores de este proyecto, no queda más que esperar que todo marche bien.

 

OCTUBRE 2 DE 2019

Mi parroquia ha organizado, según el deseo del Papa francisco y el impulso de nuestro obispo, un ejercicio misional en el sector; yo me he comprometido con esta tarea y debo visitar, con otra servidora, unas treinta casas, llevando un material que se nos ha dado. Esto me causa ansiedad y temor, pero las palabras  del Santo Padre -que he publicado hoy- me animaron, especialmente porque reconozco allí frases que le he "escuchado" a nuestro Señor: aquello de que Él hace grandes cosas con nuestros pequeños actos de amor  (agosto 27/2014) y la referencia a la palabra "mártir" (marzo 21/2019).

SEPTIEMBRE 27 DE 2019

Hace días le pedí al Señor que me renovara la salud y las fuerzas “como a las águilas” para poderle servir; más tarde, al encender el televisor estaban leyendo un texto de Isaías 40: “los jóvenes se cansan, se fatigan; los valientes tropiezan y vacilan, mientras que a los que esperan en Yahvé, él les renovará el vigor, subirán con alas, como de águilas…..”. Días después vuelvo a pedirle al Señor que renueve mi salud y al encender mi grabadora empieza el disco de “los que esperan en Jesús, como la águilas, sus alas levantarán…”.

Hoy, en la oración de los viernes, mi párroco nos animó a pedir sanación física para que el Señor “renovara nuestro vigor, como las águilas”, y para que nos mostrara la causa de nuestras enfermedades más arraigadas. Enseguida entendí que mi debilidad no es por la tiroides ni la circulación, es porque no me mortifico; me doy gusto en todo, en la comida, en la tv, no me levanto a orar de madrugada; entonces mi cuerpo me está dominando. El Señor me dice que renovará mi salud pero me pide poner de mi parte para vencer la carne. Entonces hice la fila para recibir la imposición de manos del sacerdote, sentí la presencia amorosa del Señor, y salí renovada, como si me hubieran “descargado” el cuerpo y la mente.

También entendí que si supiera el bien que he dejado de hacer, cuando pierdo el tiempo en lugar de orar, sufriría mucho.

SEPTIEMBRE 12 DE 2019

He pasado días de total desaliento físico y espiritual preguntándome -tirada en la cama- si es que el primero me lleva al segundo o viceversa. Y no es que me sienta separada de Dios…no.

Hoy que la iglesia celebra el “Santísimo Nombre de María” decidí rezar los Misterios Gozosos del rosario y sorpresivamente con cada misterio llegó a mi mente una reflexión, que se repitió luego, al visitar el Santísimo.

La Anunciación. María estaba en oración; ella vivía aferrada a la promesa del Mesías y le pedía continuamente a Dios que lo enviara. Por eso el ángel le dijo: “¡alégrate!”... por eso ella dio ese “salto de fe” y sin detenerse a pensar en nada, dijo: “hágase...”.

Hágase en mí la Voluntad de Dios; la oración perseverante arranca de Dios las bendiciones que le pedimos y nos hace instrumento de ellas.

La Visitación. Como el ángel le contó a María que su prima Isabel -ya anciana- estaba embarazada de seis meses, ella se apresura a visitarla. No se quedó acomodada en el privilegio de llevar al Hijo de Dios en su vientre sino que fue movida por el Espíritu Santo al sacrificio, al servicio, a llevar a Jesús, a glorificar a Dios;"Proclama mi alma la grandeza del Señor".

El Espíritu Santo nos hace salir de nosotros mismos.

El Nacimiento. ¿Cómo es que José y María deciden emprender ese penoso viaje hacia Belén, para el censo, cuando ella está a punto del parto? Por su obediencia. Gracias a su humilde obediencia se cumplió lo que ya había sido anunciado por los profetas. María buscaba un rincón discreto en los atestados albergues sin saber cómo ni cuándo iba a dar a luz. No me imagino a ninguna mujer guardando silencio o manteniendo la paz en estas circunstancias.

La obediencia ayuda al Plan de Dios.

La Presentación. ¿El Hijo de Dios tiene que ser  presentado ante su Padre? No creo; pero José y María, acatan la Ley. En el templo María recibe otra confirmación de que llevó en su vientre al Mesías; José, Isabel y los pastores que adoraron al niño, también le habían dado ese gozo a la Santísima Virgen. Pero las palabras de Simeón: “este niño será signo de contradicción” y “a ti misma una espada te atravesará el alma”, ¿qué inquietudes sembrarían en el interior de María?

Fe. Palabra de dos letritas, tan poderosa que puede dominar un huracán de miedo y angustia.

La Pérdida de Jesús. Yo, que tengo tres hijos, creo que me enloquecería si se me pierde alguno. Muchas veces he pensado ¿cómo puede estar éste entre los Misterios de Gozo?.

María sufrió tres días de angustia, y se lo reclamó al niño cuando lo encontró; pero seguramente también se alegró y se animó con esta manifestación pública de Jesús, después de doce años de silencio. ¿Vendría ya la liberación de Israel?. Luego pasaron otros18 años viéndolo trabajar y vivir como si nada.

¿Qué me quedó dando vueltas en la mente a partir de estas reflexiones? Que hay que luchar la bendición (clamarla); que los caminos de Dios exigen fe, obediencia y sacrificio; que el gozo que viene de Dios está salpicado de sufrimiento; que el sufrimiento con Dios fructifica en bendición y nos hace crecer espiritualmente, y que la fe no es fe si no resiste el paso del tiempo (paciencia).

¡Qué grande! ¡Qué bella es María! ¡es nuestro mejor ejemplo de oración, fe y humildad! ¡Ella es nuestra ayuda idónea!

AGOSTO 14 DE 2019

He tenido varias sensaciones nuevas, como de “comprensión”, sin que llegue a mi mente una sola palabra. Es como una iluminación sobre asuntos simples, que me deja con paz.

Ahora siempre estoy invocando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo en mis oraciones. ¿Cómo separarlos? El Padre está pendiente de mí; me ama y me cuida porque me ve unida a su Hijo Predilecto, que es mi amigo y compañero; y el Santo Espíritu me indica que hacer para agradarlos.

Algunas mañanas al despertar me he sentido “inundada” por la Presencia de la Santísima Trinidad.

AGOSTO 10 DE 2019

Esta semana me fui de viaje con mi hija para visitar dos hermosos pueblos coloniales; en todo vimos la mano de Dios. Los conductores -de buses, taxis, mototaxis- fueron especialmente amables, y los hoteles, las comidas y las experiencias compartidas, maravillosas.

caminorealchocolateglamping

JULIO 26 DE 2019

He estado viendo algunos videos en YouTube y algunas películas con mis hijos, y es triste ver como se exaltan, cada vez más, toda clase de pecados.

Hoy, durante el rosario, entendí que debía huir de todos estos contenidos como quien huye de una serpiente venenosa. Ya el Señor me había pedido dejar de ver noticias y contenidos que perturban el alma pero a veces acepto esto para que mis hijos no me tilden de exagerada; otras veces el tema es interesante pero aparecen imágenes pesadas y no las corto. Le pido perdón al Señor y me absuelve, también me aconseja confesarle todas las noches mis pecados…esto cambiará mi vida.

JULIO 19 DE 2019

Hoy al orar fui muy consciente de mi “nada”, sintiéndome como los “huesos secos” de los que habla Ezequiel; es claro que sin la iluminación del Espíritu solo soy carne temerosa, egoísta y vulnerable.

La Palabra de Dios nos repite que todo es Gracia: “No hay nada en común entre la luz y las tinieblas”, “la carne tiene apetencias contrarias al espíritu”, “no hago el bien que quiero sino el mal que no quiero”.

¡Por eso es que el Señor me insiste en que debo orar 24 horas al día!

JULIO 18 DE 2019

¡No lo puedo creer! hoy volví a hablar de más, a pesar de que en mi interior al Señor me aconsejaba: ¡calla!.

Ayer no pensé antes de hablar, pero hoy simplemente desobedecí …y es que el cuerpo me pedía un consuelo inmediato: un poco de atención, un poco de lástima, un poco de elogio, un poco de ánimo. Lo triste es que no obtuve nada.

-Soy culpable, Señor, perdóname!

-Yo Soy tu consolador, y ya sabes que soy celoso; no vuelvas a buscar consuelos humanos; más bien disponte a ayudar a todo el que te ponga enfrente, sabiendo que Yo obro a través de tu humanidad.

Pensé que el Señor hoy si estaba bravo conmigo pero Él, como siempre, sale con algo lindo y sorpresivo que me llena de paz y alegría.

JULIO 17 DE 2019

-¡Alábame y te perdono! me ha dicho el Señor, como en broma, hoy que me sentía culpable por haber hablado de más

- si me hubieras alertado la conciencia, Señor…

-¿crees que me descuidé y te dejé caer en pecado? ¡No!.

El Señor me hace entender que permitió este desliz porque era conveniente.

JULIO 11 DE 2019

Durante el rosario entendí que María Santísima me instaba a madrugar para orar, arreglarme y limpiar la casa. -fíjate desde hace cuánto tiempo el Señor te ha pedido esto y tu no has obedecido…eso es rebeldía y falta de fe.

Y en verdad creo que desde el 2007 el Señor me ha pedido varias veces que me levante temprano y aliste todo como para recibir visitas… lo he intentado durante unos días pero luego me canso y no le veo sentido.

JULIO 10 DE 2019

Estaba pensando que no vale la pena levantarme tan temprano pero el Señor me pide que lo haga por agradarlo a Él, al igual que otros sacrificios.

Cuando estaba por acostarme me ha pedido que lo alabe

-cómo…

- escríbeme una poesía

JULIO 9 DE 2019

Hoy día de la Virgen de Chiquinquirá, nuestro Señor me dejó entender que, en las celebraciones de María Santísima, Él la llena de regalos y ella pide nosotros.

Entendí que hoy ha pedido para que se destraben bendiciones sobre mi vida; así como ha intercedido por mí y ha sufrido conmigo durante todos los momentos angustiosos que he vivido. Me llené de alegría sintiéndome todo el día en brazos de esa amorosa Madre, y al comulgar llegó a mi mente la imagen del Señor en su vientre.

De nuevo el Señor me pide orar todo el día, no admitir otros pensamientos y alabar, pues "la alabanza es una oración completa".

JULIO 5 DE 2019

Hoy en la parroquia se dio inicio a un grupo de oración que se reunirá cada viernes para pedir especialmente por los hijos y nietos; en la tarde, en un momento sentí que al Padre -del cielo- le alegraba esta iniciativa, por la unidad, el esfuerzo, y porque representa amor por los hijos.

JUNIO 30 DE 2019

Pasé mas de 20 días sin la Eucaristía porque viajamos a Brasil, con mi esposo, para ver los tres primeros partidos de Colombia en la Copa América. El viaje estuvo salpicado de dificultades, empezando porque nos encontramos con una aerolínea en quiebra que canceló todos los vuelos locales sin avisarnos y unos hospedajes que no tenían nada que ver con lo ofrecido por internet.

Llegando apenas se me dobló un pie -por culpa de unos zapatos de plataforma- y cojeando recorrí varios aeropuertos y ciudades…no he tenido tiempo de ir al médico. Pero las preocupaciones empezaron desde antes del viaje: mi esposo atrapado noches enteras en una carretera obstruida por los derrumbes; el robo de unas piezas del carro que lo dejaron inservible, ver a mis hijos tomar decisiones inútiles, contrarias a la Voluntad de Dios. Frente a todo eso el Señor me repite: “Orar 24 horas y confiar. Ésos son los momentos que verdaderamente valen la pena en este mundo porque pueden volverse redentores para ti y para otros”.

 Hoy corrí a misa de 9 y no podía controlar las lágrimas al entrar a la casa de Dios, sintiendo su acogida y su abrazo.

-He estado como un pez fuera del agua, Señor

-No puedes pausar tu vida espiritual porque viajas o cambias de ambiente… Yo no le pongo pausa a mi llamado….

 

MAYO 10 DE 2019

La Semana Santa y las semanas siguientes fueron muy confusas para mí; todavía no entiendo bien qué pasó, pero creo que tiene que ver con la frase del libro de la Sabiduría que publiqué arriba, y que en otra traducción dice: "las cosas con que el hombre peca, esas mismas le sirven de castigo".

Por querer controlarlo todo y evitar que mi mamá sufriera, creo que intervine en los planes que el Señor tenía para ella, y al final me agobié tanto que exploté y quedé llena de tristeza. Aquí también influyó el orgullo y el andar juzgando  a los demás.

Hoy, durante una oración comunitaria en la iglesia, reconocí mis errores, le pedí perdón al Señor y recobré el ánimo cuando mi párroco tomó la custodia y la fue pasando frente a cada uno; vi en mi mente un manto transparente que me cubría, se me erizó toda la piel por un largo rato, y sentí que el Señor me expresaba su amor, llenándome de paz y alegría.

 

ABRIL 15 DE 2019

El viernes salí manejando para la finca a las 3pm. pensando en llegar a las 5, pues no veo de noche. El tráfico se complicó y mi angustia crecía minuto tras minuto. A las 6 llegué al pueblo más cercano y probé las luces exploradoras y las altas con el carro apagado y cuando traté de prenderlo se había descargado totalmente la batería.

Llamé entonces a mi cuñado, quien vino desde la finca con mi hermano, en moto, para ayudarme. Mi cuñado reinició la batería y tomó el volante mientras que mi hermano iba adelante con la moto; le alumbrábamos el camino con el carro, pues ve muy poco, aunque tiene gafas.

Cuando nos alejamos del pueblo, empezó una lluvia que se volvió torrencial en pocos minutos. Mi hermano tuvo que quitarse las gafas, se salió del camino en un momento y en varios cruces seguía la ruta equivocada: ¡no estaba viendo nada!

Yo, llena de angustia le reclamaba al Señor por no advertirme de esta situación…. por no haber impedido de alguna forma este viaje. Me sentía impotente y culpable pensando en el terror que debía sentir mi hermano, en un posible accidente.

Al otro día seguí reclamándole al Señor hasta que se dejó sentir inundando mi pecho y me mostró la imagen de un niño aprendiendo a caminar: el papá se aleja y le tiende los brazos… 

-¡confía! ¡siempre habrá situaciones que se salen de tu control!

-¿y mi hermano?, entendí que en lugar de reclamar debí pedirle al Señor por él: “que pueda ver”, “que cobre valentía” “que llegue sin tropiezos”,

- ¡Mira el salmo 121, que tienes listo para publicar!, ¡léelo! ¡una y otra vez! ¡Y cree!

ABRIL 10 DE 2019

El Señor me inspiró para que le leyera a mi mamá todos los días la parábola del Rey Misericordioso (Mt 18;21-35), abrazándola; ¡que forma tan tierna de instarla a perdonar  las cosas que tiene guardadas! Esta semana ella cumplió 90 años y no hay nada que hacer por sus ojos… solo nos queda pedirle a Dios que le conserve la luz y no la deje en una interminable noche.

A mi me ha orientado en muchas cosas, por ejemplo, me pidió que renunciara a ver una telenovela que me llamó la atención mientras acompañaba a mi mamá a ver la tv; ¿Te parece muy entretenida? -entendí ¿no ves que tiene de todo menos de Dios? asesinatos, adulterio, brujería…

MARZO 21 DE 2019

El Señor me llamó varias veces al corazón pero con mi mamá acomodada en mi cuarto y mis dos hijos universitarios en receso, no tengo un momento de aislamiento y privacidad. ¿Cómo repetir lo que hice la semana pasada, poner música, cantar y danzar con libertad? Sería muy difícil.

Me fui a la Hora Santa y entendí que el Señor me decía que mi situación actual es como “otro nivel” en un videojuego: tiene un poquito más de dificultad pero los premios son mayores y los retos más interesantes.

“Te voy a llevar a virtudes heroicas” -entendí; yo me perturbé ante esta inspiración pues todo el tiempo me quejo y no fui capaz ni siquiera de hacer una noche de vigilia. En medio de la confusión le digo al Señor: Yo confío en tu infinita Misericordia y en tu perfecta Voluntad, así que aunque tenga miedo me lanzo como en un paracaídas y te digo “si” a todo lo que quieras hacer conmigo…como dijo San Agustín: “dame lo que me pides y pídeme lo que quieras”.

Entonces me imagino al Señor poniéndome una corona de laurel, una corona de mártir, y además hace alusión al chaleco rojo que llevo puesto, el color de sus mártires.

El Señor me dice que al aceptar, ya me da el mérito, pues todo lo demás lo hace Él. Mis lágrimas se escurrían por la gratitud -en medio de la confusión- al oír semejantes cosas.

Al comulgar me imagino al Señor besando mi cabeza y que me dice “mi mártir”, “porque me ha pedido la vida y yo se la doy”.

MARZO 17 DE 2019

Nos fuimos temprano para la finca para traer a mi mamá al médico pues ha estado experimentando momentos angustiosos de ceguera, perdiendo la poca luz que tiene en sus ojos desde hace muchos años.

En el camino el Señor me habla todo el tiempo; me indica que TODO, hasta lo más insignificante que me suceda, lo refiera a Él…TODO es Su Voluntad.

El Señor quiere hacer prodigios a través de mí y por eso viene a mí, que soy tan indigna, como vino a nacer en un pobre pesebre.

Cómo ayer leía algo sobre el padre Pío y el perfume a rosas que lo acompañaba, siento que el Señor me dice que también pondrá en mí un suave y celestial perfume.

Todo esto suena increíble y me maravilla, y no quería publicarlo, pero el Señor me ha pedido que lo haga.

MARZO 16 2019

Anoche mi hija se demoró porque estaba celebrando con amigos y, aunque me moría del sueño, no descansé hasta que llegó, casi a las 2 a.m.

Pero entonces se me quitó el sueño y entendí que la Santísima Virgen me pedía arrodillarme a orar y ofrecer vigilia por todo el tiempo que he perdido.

Me senté en la cama y oré un rato pero luego me acosté esperando dormir algo pues tenía que madrugar para ir a un retiro de cuaresma con los servidores de la parroquia.

No pegué los ojos y mi temor se hizo realidad: ojos irritados, rostro demacrado y embotamiento. Otra cosa sería si hubiera obedecido la inspiración, me dijo luego el Señor. 

MARZO 15 DE 2019

Al despertar el Señor me pidió consentirlo todo el día, así que puse música mientras hacía todos los quehaceres de la casa, le cantaba y me conmovía hasta las lágrimas.

MARZO 14 DE 2019

El Señor me llama a orar y me pide que lea el capítulo 14 del Evangelio de San Juan; me recalca el texto que dice “el que crea en mí puede hacer las cosas que Yo hago, e incluso mayores, porque Yo voy al Padre…” y “no se turbe tu corazón”.

Me enojé por una tontería y estuve todo el día molesta y llena de rencor; en la misa el Señor me dice: ”¿ves? ¡por no mantenerte en oración! Si no me hablas Yo no puedo guiarte, aunque esté presto a oírte y contestarte; no puedo obligarte…

Permanece en oración; puedes ayudarte con música, imágenes, velas… No pierdas tiempo…”

MARZO 10 DE 2019

Siento que el Señor me habla todo el tiempo, respondiéndome cada vez que lo invoco, y me siento perpleja. En un momento me llama con un suave dolor al corazón para que me aparte a orar y me dice que desde hoy “atraeré como un imán”; que no me amedrante ni aparente; que ore por los que se me acerquen…que abrace, que bese, que acaricie… muchas veces no tendré que decir nada, pero bien puedo decirles que Él los ama, los espera, los bendice, siempre ha estado cerca…

Habrá ofensas y burlas, pero eso es insignificante frente al mar de consuelo y gozo que tendremos por el bien que haremos a las almas.

MARZO 9 DE 2019

Pensaba en qué ayuno hacer por cuaresma y sentí que el Señor me hacía esta propuesta: “ayuna de carnes rojas y solo bebe agua…esto le hará bien a tu salud; Puedes tomar el café negro de la mañana”.

Adicionalmente le ofrecí dejar la pizza con Coca-Cola, que me encanta.

MARZO 8 DE 2019

Al comulgar entendí que el Señor me llamaba por mi nombre y me decía “¡cree¡ porque si crees puedo reflejarme más en ti y hacer mayores prodigios; quiero hacer de ti un nido para descansar…un sagrario vivo”.

MARZO 7 DE 2019

Hoy ante el Santísimo le pedía al Señor que Él orara todo el día por mí pues yo no he podido hacerlo porque me gana la distracción.

El Señor acepta con la condición de que sea muy dócil a sus inspiraciones y me aleje totalmente de las ambientes donde hay influencia del mal: nada de películas, noticias o conversaciones morbosas sobre las turbias perversidades que se publican a diario.

El Señor se alegra porque la tarea de la ceniza la realicé con docilidad y sin ansiedad, sabiendo que sólo Él conoce a cada persona y qué necesita.

El Señor me pide ser constante con la lectura de la Palabra, la cual vendrá en mi ayuda cuando la necesite.

Al comulgar el Señor me llama por mi nombre -últimamente lo ha hecho- y me pide que crea en que Él me habita, como si comulgara cada 20 minutos.

Me recuerda que todo es un MEDIO y no un FIN.

MARZO 6 DE 2019

Ayudé a imponer la ceniza a los fieles que se acercaron a la parroquia durante la tarde; el Señor me llenó de ternura y me movió a darles una caricia, poniendo mi mano en su mejilla, luego de invitarlos a la conversión con el signo de la cruz. Como en los dos años anteriores, noté que se conmovían profundamente y solo vi una persona que se fue sin hacer oración.  

Una jovencita regresó “para darme las gracias” y nos dimos un abrazo; sentí algo muy bello y que el Señor se llevaba mis cargas, y entendí que Él me quería mostrar lo que las personas sintieron.

FEBRERO 21 DE 2019

Estaba pidiéndole al Señor por mi hijo menor que ha empezado el año escolar con desgano y malas notas…¿quién lo pudiera ayudar a mejorar?

-¿por qué no tú?, entendí; y fue claro que debo acompañarlo en las tardes para hacer las tareas y preparar exámenes; esto implica que -en lo posible- debo ir a misa y al Santísimo en las horas de la mañana. Puedo hacerlo gracias a que me relevaron de las funciones de ministra de la comunión en la parroquia.

Verme alejada del altar me ha dolido y he tenido que luchar contra la rabia por el orgullo herido y la inseguridad…¡cómo así que no soy indispensable! 

FEBRERO 12 DE 2019

Esta mañana oraba el “Padrenuestro” muy concentrada y al llegar a ”perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos…” entendí: ¿cómo perdonas a ‘Fulana’ y a ‘Fulano’?. Mmm no había pensado en esa rabia que me sacaron esos fulanos a los que no quería ni mirar; pero dije “si”, dije “quiero”, dije “ayúdame” y ya me siento aliviada.

FEBRERO 6 DE 2019

Esta semana he sentido al Señor al comulgar, comunicándome paz y felicidad; hoy entendí que el desaliento que traía era por “andar ocupada en tanta banalidad …que solo deja tristeza”.

ENERO 25 DE 2019

Esta semana le preguntaba al Señor como otras veces -¿pero, cuándo veré cumplida esta promesa que me haces? y anoche al orar entendí: “me has preguntado “cuándo” y yo te digo que este año no será…no esperes que suceda este año…”; Aaaah…qué desilusión y desaliento sentí.

Enseguida recordé que siempre que el Señor se manifiesta me llena de paz, alegría, esperanza y valentía y entonces dije: esas palabras no provienen de Ti, y me acosté.

Hoy siento al Señor, y entiendo esto: tienes razón, mi respuesta es “todo lo que te he dicho es para hoy; pero todo es un proceso, aunque parezca instantáneo… en una sanación o en una conversión, por ejemplo, Yo he trabajado las almas desde antes.

No te puedo dar fecha ni hora porque la oración cambia las cosas (la propia oración o la de una madre, de un amigo, de un justo); además está la belleza de la libertad personal y la acción del Espíritu Santo, que “ni sabes de dónde viene, ni a dónde va”…

ENERO 11 DE 2019

El 31 de diciembre mi esposo se levantó diciendo que le estaban “rondando en la cabeza” las frases : “de Dios nadie se burla” y “no jurar en vano”; él mismo las ubicó en la Biblia, por internet, y las publicó en su estado.

 "No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará: el que siembre en su carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos."

Yo también publiqué sobre ellas porque me parecieron muy oportunas para evaluar un año que termina: ¿qué recogimos en cuestión laboral, afectiva, de salud? y ¿qué estamos sembrando hoy? ¿qué queremos sembrar?.

 La otra advertencia me pareció justa para esas reuniones de fin de año, en donde uno puede hablar de más: yo les digo que no juren de ningún modo…Cuando ustedes digan “si”, que sea sí, y cuando digan “no”, que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno”.

 Uno de mis propósitos es hacer ejercicio -ahora sí- y le preguntaba al Señor si valdría la pena comprar una elíptica, si yo podría ser constante; entendí: -De ti depende… ¡tú puedes!.