Para Recordar

"Dirijo la mirada hacia los montes: ¿de dónde me llegará ayuda?. Mi socorro me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. No deja que tu pie dé un paso en falso, no duerme tu guardián;" 

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

DIARIO 2019 Imprimir E-mail

ABRIL 15 DE 2019

El viernes salí manejando para la finca a las 3pm. pensando en llegar a las 5, pues no veo de noche. El tráfico se complicó y mi angustia crecía minuto tras minuto. A las 6 llegué al pueblo más cercano y probé las luces exploradoras y las altas con el carro apagado y cuando traté de prenderlo se había descargado totalmente la batería.

Llamé entonces a mi cuñado, quien vino desde la finca con mi hermano, en moto, para ayudarme. Mi cuñado reinició la batería y tomó el volante mientras que mi hermano iba adelante con la moto; le alumbrábamos el camino con el carro, pues ve muy poco, aunque tiene gafas.

Cuando nos alejamos del pueblo, empezó una lluvia que se volvió torrencial en pocos minutos. Mi hermano tuvo que quitarse las gafas, se salió del camino en un momento y en varios cruces seguía la ruta equivocada: ¡no estaba viendo nada!

Yo, llena de angustia le reclamaba al Señor por no advertirme de esta situación…. por no haber impedido de alguna forma este viaje. Me sentía impotente y culpable pensando en el terror que debía sentir mi hermano, en un posible accidente.

Al otro día seguí reclamándole al Señor hasta que se dejó sentir inundando mi pecho y me mostró la imagen de un niño aprendiendo a caminar: el papá se aleja y le tiende los brazos… 

-¡confía! ¡siempre habrá situaciones que se salen de tu control!

-¿y mi hermano?, entendí que en lugar de reclamar debí pedirle al Señor por él: “que pueda ver”, “que cobre valentía” “que llegue sin tropiezos”,

- ¡Mira el salmo 121, que tienes listo para publicar!, ¡léelo! ¡una y otra vez! ¡Y cree!

 

ABRIL 10 DE 2019

El Señor me inspiró para que le leyera a mi mamá todos los días la parábola del Rey Misericordioso (Mt 18;21-35), abrazándola; ¡que forma tan tierna de instarla a perdonar  las cosas que tiene guardadas! Esta semana ella cumplió 90 años y no hay nada que hacer por sus ojos… solo nos queda pedirle a Dios que le conserve la luz y no la deje en una interminable noche.

A mi me ha orientado en muchas cosas, por ejemplo, me pidió que renunciara a ver una telenovela que me llamó la atención mientras acompañaba a mi mamá a ver la tv; ¿Te parece muy entretenida? -entendí ¿no ves que tiene de todo menos de Dios? asesinatos, adulterio, brujería…

MARZO 21 DE 2019

El Señor me llamó varias veces al corazón pero con mi mamá acomodada en mi cuarto y mis dos hijos universitarios en receso, no tengo un momento de aislamiento y privacidad. ¿Cómo repetir lo que hice la semana pasada, poner música, cantar y danzar con libertad? Sería muy difícil.

Me fui a la Hora Santa y entendí que el Señor me decía que mi situación actual es como “otro nivel” en un videojuego: tiene un poquito más de dificultad pero los premios son mayores y los retos más interesantes.

“Te voy a llevar a virtudes heroicas” -entendí; yo me perturbé ante esta inspiración pues todo el tiempo me quejo y no fui capaz ni siquiera de hacer una noche de vigilia. En medio de la confusión le digo al Señor: Yo confío en tu infinita Misericordia y en tu perfecta Voluntad, así que aunque tenga miedo me lanzo como en un paracaídas y te digo “si” a todo lo que quieras hacer conmigo…como dijo San Agustín: “dame lo que me pides y pídeme lo que quieras”.

Entonces me imagino al Señor poniéndome una corona de laurel, una corona de mártir, y además hace alusión al chaleco rojo que llevo puesto, el color de sus mártires.

El Señor me dice que al aceptar, ya me da el mérito, pues todo lo demás lo hace Él. Mis lágrimas se escurrían por la gratitud -en medio de la confusión- al oír semejantes cosas.

Al comulgar me imagino al Señor besando mi cabeza y que me dice “mi mártir”, “porque me ha pedido la vida y yo se la doy”.

MARZO 17 DE 2019

Nos fuimos temprano para la finca para traer a mi mamá al médico pues ha estado experimentando momentos angustiosos de ceguera, perdiendo la poca luz que tiene en sus ojos desde hace muchos años.

En el camino el Señor me habla todo el tiempo; me indica que TODO, hasta lo más insignificante que me suceda, lo refiera a Él…TODO es Su Voluntad.

El Señor quiere hacer prodigios a través de mí y por eso viene a mí, que soy tan indigna, como vino a nacer en un pobre pesebre.

Cómo ayer leía algo sobre el padre Pío y el perfume a rosas que lo acompañaba, siento que el Señor me dice que también pondrá en mí un suave y celestial perfume.

Todo esto suena increíble y me maravilla, y no quería publicarlo, pero el Señor me ha pedido que lo haga.

MARZO 16 2019

Anoche mi hija se demoró porque estaba celebrando con amigos y, aunque me moría del sueño, no descansé hasta que llegó, casi a las 2 a.m.

Pero entonces se me quitó el sueño y entendí que la Santísima Virgen me pedía arrodillarme a orar y ofrecer vigilia por todo el tiempo que he perdido.

Me senté en la cama y oré un rato pero luego me acosté esperando dormir algo pues tenía que madrugar para ir a un retiro de cuaresma con los servidores de la parroquia.

No pegué los ojos y mi temor se hizo realidad: ojos irritados, rostro demacrado y embotamiento. Otra cosa sería si hubiera obedecido la inspiración, me dijo luego el Señor. 

MARZO 15 DE 2019

Al despertar el Señor me pidió consentirlo todo el día, así que puse música mientras hacía todos los quehaceres de la casa, le cantaba y me conmovía hasta las lágrimas.

MARZO 14 DE 2019

El Señor me llama a orar y me pide que lea el capítulo 14 del Evangelio de San Juan; me recalca el texto que dice “el que crea en mí puede hacer las cosas que Yo hago, e incluso mayores, porque Yo voy al Padre…” y “no se turbe tu corazón”.

Me enojé por una tontería y estuve todo el día molesta y llena de rencor; en la misa el Señor me dice: ”¿ves? ¡por no mantenerte en oración! Si no me hablas Yo no puedo guiarte, aunque esté presto a oírte y contestarte; no puedo obligarte…

Permanece en oración; puedes ayudarte con música, imágenes, velas… No pierdas tiempo…”

MARZO 10 DE 2019

Siento que el Señor me habla todo el tiempo, respondiéndome cada vez que lo invoco, y me siento perpleja. En un momento me llama con un suave dolor al corazón para que me aparte a orar y me dice que desde hoy “atraeré como un imán”; que no me amedrante ni aparente; que ore por los que se me acerquen…que abrace, que bese, que acaricie… muchas veces no tendré que decir nada, pero bien puedo decirles que Él los ama, los espera, los bendice, siempre ha estado cerca…

Habrá ofensas y burlas, pero eso es insignificante frente al mar de consuelo y gozo que tendremos por el bien que haremos a las almas.

MARZO 9 DE 2019

Pensaba en qué ayuno hacer por cuaresma y sentí que el Señor me hacía esta propuesta: “ayuna de carnes rojas y solo bebe agua…esto le hará bien a tu salud; Puedes tomar el café negro de la mañana”.

Adicionalmente le ofrecí dejar la pizza con Coca-Cola, que me encanta.

MARZO 8 DE 2019

Al comulgar entendí que el Señor me llamaba por mi nombre y me decía “¡cree¡ porque si crees puedo reflejarme más en ti y hacer mayores prodigios; quiero hacer de ti un nido para descansar…un sagrario vivo”.

MARZO 7 DE 2019

Hoy ante el Santísimo le pedía al Señor que Él orara todo el día por mí pues yo no he podido hacerlo porque me gana la distracción.

El Señor acepta con la condición de que sea muy dócil a sus inspiraciones y me aleje totalmente de las ambientes donde hay influencia del mal: nada de películas, noticias o conversaciones morbosas sobre las turbias perversidades que se publican a diario.

El Señor se alegra porque la tarea de la ceniza la realicé con docilidad y sin ansiedad, sabiendo que sólo Él conoce a cada persona y qué necesita.

El Señor me pide ser constante con la lectura de la Palabra, la cual vendrá en mi ayuda cuando la necesite.

Al comulgar el Señor me llama por mi nombre -últimamente lo ha hecho- y me pide que crea en que Él me habita, como si comulgara cada 20 minutos.

Me recuerda que todo es un MEDIO y no un FIN.

MARZO 6 DE 2019

Ayudé a imponer la ceniza a los fieles que se acercaron a la parroquia durante la tarde; el Señor me llenó de ternura y me movió a darles una caricia, poniendo mi mano en su mejilla, luego de invitarlos a la conversión con el signo de la cruz. Como en los dos años anteriores, noté que se conmovían profundamente y solo vi una persona que se fue sin hacer oración.  

Una jovencita regresó “para darme las gracias” y nos dimos un abrazo; sentí algo muy bello y que el Señor se llevaba mis cargas, y entendí que Él me quería mostrar lo que las personas sintieron.

FEBRERO 21 DE 2019

Estaba pidiéndole al Señor por mi hijo menor que ha empezado el año escolar con desgano y malas notas…¿quién lo pudiera ayudar a mejorar?

-¿por qué no tú?, entendí; y fue claro que debo acompañarlo en las tardes para hacer las tareas y preparar exámenes; esto implica que -en lo posible- debo ir a misa y al Santísimo en las horas de la mañana. Puedo hacerlo gracias a que me relevaron de las funciones de ministra de la comunión en la parroquia.

Verme alejada del altar me ha dolido y he tenido que luchar contra la rabia por el orgullo herido y la inseguridad…¡cómo así que no soy indispensable! 

FEBRERO 12 DE 2019

Esta mañana oraba el “Padrenuestro” muy concentrada y al llegar a ”perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos…” entendí: ¿cómo perdonas a ‘Fulana’ y a ‘Fulano’?. Mmm no había pensado en esa rabia que me sacaron esos fulanos a los que no quería ni mirar; pero dije “si”, dije “quiero”, dije “ayúdame” y ya me siento aliviada.

FEBRERO 6 DE 2019

Esta semana he sentido al Señor al comulgar, comunicándome paz y felicidad; hoy entendí que el desaliento que traía era por “andar ocupada en tanta banalidad …que solo deja tristeza”.

ENERO 25 DE 2019

Esta semana le preguntaba al Señor como otras veces -¿pero, cuándo veré cumplida esta promesa que me haces? y anoche al orar entendí: “me has preguntado “cuándo” y yo te digo que este año no será…no esperes que suceda este año…”; Aaaah…qué desilusión y desaliento sentí.

Enseguida recordé que siempre que el Señor se manifiesta me llena de paz, alegría, esperanza y valentía y entonces dije: esas palabras no provienen de Ti, y me acosté.

Hoy siento al Señor, y entiendo esto: tienes razón, mi respuesta es “todo lo que te he dicho es para hoy; pero todo es un proceso, aunque parezca instantáneo… en una sanación o en una conversión, por ejemplo, Yo he trabajado las almas desde antes.

No te puedo dar fecha ni hora porque la oración cambia las cosas (la propia oración o la de una madre, de un amigo, de un justo); además está la belleza de la libertad personal y la acción del Espíritu Santo, que “ni sabes de dónde viene, ni a dónde va”…

ENERO 11 DE 2019

El 31 de diciembre mi esposo se levantó diciendo que le estaban “rondando en la cabeza” las frases : “de Dios nadie se burla” y “no jurar en vano”; él mismo las ubicó en la Biblia, por internet, y las publicó en su estado.

 "No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará: el que siembre en su carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos."

Yo también publiqué sobre ellas porque me parecieron muy oportunas para evaluar un año que termina: ¿qué recogimos en cuestión laboral, afectiva, de salud? y ¿qué estamos sembrando hoy? ¿qué queremos sembrar?.

 La otra advertencia me pareció justa para esas reuniones de fin de año, en donde uno puede hablar de más: yo les digo que no juren de ningún modo…Cuando ustedes digan “si”, que sea sí, y cuando digan “no”, que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno”.

 Uno de mis propósitos es hacer ejercicio -ahora sí- y le preguntaba al Señor si valdría la pena comprar una elíptica, si yo podría ser constante; entendí: -De ti depende… ¡tú puedes!.