Para Recordar

Hay mas dicha en dar que en recibir...(Hechos 20;35)

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

CAPITULO CUARTO Imprimir E-mail

EL AMOR EN EL MATRIMONIO

Nuestro amor cotidiano

Aquí se repasa el llamado himno de la caridad escrito por san Pablo para aplicarlo a la vida familiar: «El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no hace alarde, no es arrogante, no obra con dureza, no busca su propio interés, no se irrita, no lleva cuentas del mal, no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Todo lo disculpa,todo lo cree, todo lo espera ,todo lo soporta»(1 Co 13,4-7)

Por ser un desarrollo tan especial he separado estas reflexiones como “HIMNO DE LA CARIDAD”,  aunque deberían ir aquí.

Crecer en la caridad conyugal

El amor que une a los esposos es santificado, enriquecido e iluminado por la gracia del sacramento, para que refleje el amor de Cristo por su Iglesia; pero si no crece, corre riesgos, por eso  debe afianzarse haciéndolo crecer con más actos de amor, bajo el impulso de la gracia.

El matrimonio expresa  el proyecto estable de compartir y construir juntos toda la existencia; ciertamente los enamorados no están pensando en algo pasajero; el matrimonio es una unión “totalizante”, exclusiva, fiel y abierta a la generación; es un  «sí» que se da sin reservas y sin restricciones. “Por la seriedad que tiene este compromiso público de amor, no puede ser una decisión apresurada, pero por esa misma razón tampoco se la puede postergar indefinidamente”.

El amor matrimonial, decidido y generoso, implica cuidarse, ayudarse, servirse; encontrar gusto en compartir  realidades variadas, aun cuando el placer se apaga, y aun en medio del dolor; contemplar y valorar lo bello y sagrado del otro cuidando de no hacerle daño o de quitarle su libertad. “Pocas alegrías humanas son tan hondas y festivas como cuando dos personas que se aman han conquistado juntos algo que les costó un gran esfuerzo compartido”.

“En la familia es necesario usar tres palabras. Quisiera repetirlo. Tres palabras: permiso, gracias, perdón”

Amor Apasionado. Las pasiones no son buenas o malas por sí mismas, lo que es bueno o malo es el acto que uno realice movido o acompañado por una pasión.  “ La educación de la emotividad y del instinto es necesaria, y para ello a veces es indispensable ponerse algún límite. El exceso, el descontrol, la obsesión por un solo tipo de placeres, terminan por debilitar y enfermar al placer mismo  y dañan la vida de la familia”.

Dimensión erótica del amor. Dios mismo creó la sexualidad, que es un regalo maravilloso para sus creaturas. Cuando se la cultiva y se evita su descontrol, es para impedir que se produzca el «empobrecimiento de un valor auténtico»

El más sano erotismo, si bien está unido a una búsqueda de placer, supone la admiración, y por eso puede humanizar los impulsos.

Violencia y manipulación. “¿Acaso se pueden ignorar o disimular las constantes formas de dominio, prepotencia, abuso, perversión y violencia sexual, que son producto de una desviación del significado de la sexualidad y que sepultan la dignidad de los demás y el llamado al amor debajo de una oscura búsqueda de sí mismo?” El amor excluye todo género de sumisión; el  amor conyugal se realiza a través de una donación recíproca.

La virginidad y el matrimonio .” Los distintos estados de vida se complementan, de tal manera que uno puede ser más perfecto en algún sentido y otro puede serlo desde otro punto de vista”; “son, y deben ser, formas diferentes de amar, porque el hombre no puede vivir sin amor”.

La Transformación del amor. Más allá del desgaste del tiempo, el cónyuge enamorado sigue siendo capaz de percibir la belleza de esa identidad personal que un día cautivó su corazón; más allá del deseo y la pasión  “siente el placer de pertenecerle y que le pertenezca, de saber que no está solo, de tener un «cómplice», que conoce todo de su vida y de su historia y que comparte todo. Es el compañero en el camino de la vida con quien se pueden enfrentar las dificultades y disfrutar las cosas lindas”.