Para Recordar

Yo me acuesto tranquilo y me duermo enseguida,  pues tú, Señor, me haces vivir confiado.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

2011 /12 /13 Imprimir E-mail
JUNIO 10 DE 2011

Hoy  en el evangelio Jesús le advierte  a  Pedro que llegará el día en que lo llevarán a dónde no quiera.  Al respecto, el sacerdote nos recuerda que en las lecturas de esta semana, Pablo también anuncia que tiene que viajar a Roma –aunque no sea su deseo- movido por el Espíritu de Dios.   Y es que cuando decidimos seguir a Jesús, firmemente, tenemos que dejarnos guiar por El. Si hemos puesto la confianza en Dios, entonces ¿porqué empeñarnos  en esa relación, en ese trabajo, en ese viaje, en ese negocio que no se puede consumar?  Hay que confiar.... no tiene sentido decirle al Señor "hágase Tu Voluntad, !siempre que sea igual a la mía!".

 

JUNIO 14 DE 2011

"Sean  perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo" dice el Señor.

Cómo? Perfectos?  Que no nos asuste esta palabra, dijo el sacerdote;  lo que nos pide el Señor es que tratemos de no discriminar, de no separar, de no dividir entre los que nos caen bien y los que nos caen mal; entre estos -que nos interesan- y  aquellos -que no  nos importan-; entre los que  son así y los que no...aunque es difícil. Y es difícil porque para el hombre ver y juzgar es un acto  simultáneo, por eso yo intento a veces no mirar, no darle lugar al implacable ojo crítico.

También dice el Señor en el evangelio: "Amen a sus enemigos,  rueguen por sus perseguidores".   Se empieza evitando maldecirlos, evitando hablar mal de ellos, "dejándoselos" a Dios, y seguro llegará el día en que los podremos bendecir y, sin darnos cuenta, nos pareceremos al  Padre  "que hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos".

JUNIO 15 DE 2011

En el evangelio de hoy  el Señor les dice a sus oyentes que  al orar, ayunar o dar limosna, lo hagan  solo para Dios, que no busquen ser vistos por los demás; así, la recompensa vendrá del cielo. Y es que el ser humano está lleno de máscaras y  de apariencias, dijo el sacerdote; pero nuestro Padre Dios,   "ve en lo escondido", entonces, a quien tratamos de engañar? Para qué? Vale la pena?

JUNIO 16 DE 2011

La primera lectura de hoy, es bastante actual:  San Pablo le reclama a los Corintios su infidelidad para con Dios porque aceptan sin ninguna dificultad la predicación de un Jesús, un Espíritu y un Evangelio diferentes a aquellos que él les enseñó.  Tristemente hoy esto es común entre los católicos, dice el sacerdote, muchos declaran abiertamente que asisten  a otras "iglesias" –con frecuencia o no- porque algo les gusta o les atrae de ellas; es como decirle a la esposa:  te amo, pero como no eres perfecta, ¡ entenderás que de vez en cuando me vaya con otra!.

JUNIO 21 DE 2011

El Santo del día es Luis Gonzaga,  de cuya vida se resaltó "la inocencia y la penitencia"  al inicio de la misa.  Luego en el evangelio Jesús recomienda entrar "por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición". La penitencia, y la puerta estrecha significan para nosotros el seguimiento de Jesús, dice el sacerdote, el someternos a Su Voluntad;  y por si  no podemos identificar cual es la Voluntad de Dios, el salmo de hoy nos da una idea:

"El que procede rectamente y practica la justicia; el que dice la verdad de corazón
y no calumnia con su lengua. El que no hace mal a su prójimo ni agravia a su vecino,
el que no estima a quien Dios reprueba y honra a los que temen al Señor. El que no se retracta de lo que juró, aunque salga perjudicado; el que no presta su dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que procede así, nunca vacilará"

JUNIO 22 DE 2011

"Todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos", dice hoy el Señor en el evangelio, dándonos una  pista clarísima sobre cómo distinguir entre lo bueno y lo malo. Esto es muy útil  en este mundo  que  nos ofrece toda clase de opciones para vivir mejor, para ser felices. Hoy en día abundan las personas y las agrupaciones que  luchan  batallas  disfrazadas de libertad,  pero que van en contra de principios cristianos básicos, como la vida y  la unidad familiar;  por eso el Señor nos enseña a discernir, a ver más allá;  las obras dicen más que las palabras.... los malos frutos hablan por sí solos... la conciencia nos inquieta... pero  solo vemos lo que queremos ver y oímos lo que  queremos oír.

JUNIO 23 DE 2011

Cuando acabó Jesús estos discursos, la gente quedaba asombrada de su doctrina..." dice el evangelio de hoy,  y es que Él es un excelente pedagogo; esta vez compara  al "hombre prudente que edifica su casa sobre roca" con aquel que oye sus palabras y las pone en práctica;  porque  una casa bien cimentada soporta la lluvia, los torrentes y los vientos sin caerse y un hombre que construye su vida cimentado en Dios es capaz de soportar las tribulaciones que le sobrevengan.

JUNIO 24 DE 2011

Hoy la iglesia recuerda a San Juan Bautista, aquel que fue enviado por Dios para preparar al pueblo de Israel ante la venida de Jesús. El sacerdote nos hace caer en cuenta que, al igual que Juan, los cristianos debemos ser precursores de la Palabra de Dios,  algo así como los obreros que abonan y preparan la tierra para la siembra; quizá nunca veamos la cosecha, pero podemos ser el inicio de un asombroso proceso de conversión.

JULIO 27 DE 2011

Hoy el sacerdote hizo una sencillísima explicación de lo que es el  Reino de los cielos o el Reino de Dios: es dejar que Dios Reine en mí; es muy claro, no hay que buscarlo fuera de sí o correr a encontrarlo en otro lado, simplemente llega a cada uno, cuando lo dejamos. Dios es el bien supremo, el Sumo Bien y cuando por fin entendemos esto, somos capaces de dejarlo todo por tenerlo Él. Por eso en el evangelio de hoy Jesús compara al Reino de Dios con un  tesoro y con  una perla finísima que un hombre encuentra,  entonces vende todo lo que tiene para adueñarse de esta riqueza.

AGOSTO 14 DE 2011

El evangelio de este domingo presenta a Jesús en una actitud bastante curiosa; vale la pena analizarla  para entender un poco el obrar de Dios, a veces tan incomprensible para nosotros.

Saliendo de allí Jesús se retiró hacia la región de Tiro y de Sidón. En esto, una mujer cananea, que había salido de aquel territorio, gritaba diciendo: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada.» Pero él no le respondió palabra. Sus discípulos, acercándose, le rogaban: «Despídela, que viene gritando detrás de nosotros.» Respondió él: «No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel.» Ella, no obstante, vino a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!» Él respondió: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos.» «Sí, Señor -repuso ella-, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.» Entonces Jesús le respondió: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas.» Y desde aquel momento quedó curada su hija.

Se destacan la fe y  la perseverancia de esta mujer, que insiste, superando los obstáculos  (el hecho de  ser mujer, el no ser judía, los discípulos, y la actitud del Señor), segura del Poder y de la Misericordia de Jesús.  Hoy también debemos aferrarnos a esa verdad: Dios quiere y puede dar lo mejor a cada uno de nosotros. El  padre José Manuel Otaolaurruchi, L.C., dice lo siguiente.

Jesucristo descubre que esta mujer a pesar de ser pagana, posee un corazón de oro del cual no sólo puede obtener la merced que precisa, sino mucho más. La forma como la pone a prueba nos puede parecer un tanto despectiva. Veamos: La mujer le suplica que sane a su hija porque estaba poseída por un demonio. Dice el evangelio que "Jesús no le contestó una sola palabra", es decir, que no le hizo ningún caso y pasó de largo como si tal cosa. Los discípulos entran en escena y le ruegan al Maestro que la atienda porque venía gritando detrás de ellos. Ciertamente no intercedieron por atención a la señora, sino porque la situación resultaba embarazosa e incómoda.

Pienso que muchos de nosotros por orgullo nos habríamos ido echando pestes, pero esta mujer insistió y volvió a suplicar: "Señor, ayúdame". La respuesta fue totalmente inesperada: "No está bien quitarles el pan a los hijos para echárselo a los perritos". ¡Esto es el colmo! Si ya había soportado la primera humillación, con estas palabras de Cristo corría el riesgo de perderla pues con semejante trato lo que provoca es salir corriendo. Por el contrario, la mujer hace gala de una profunda humildad e insiste de nuevo.

Jesús fue llevándola al límite de lo que sabía que podía dar y le concedió no sólo la curación de su hija, sino el don del conocimiento personal de Cristo como el Mesías, que supera cualquier otro don. En este pasaje debemos aprender que Dios siempre nos escucha, aún cuando parece que no nos hace caso. Su aparente indiferencia es ya una merced, pues retardando su respuesta hace que nuestro deseo crezca. Las pruebas no son abandono sino ocasiones para madurar en la fe. Hay que saber confiar que Dios siempre nos da más de lo que esperamos.

AGOSTO 17 DE 2011

Hoy lo que se narra en el evangelio es bastante irritable y hasta demandable. Jesús compara el Reino de los Cielos a un patrono que  sale varias veces durante el día a contratar jornaleros; llegada la hora del pago, retribuye a todos por igual, empezando por los últimos que llegaron y que no tuvieron que soportar el peso del día y el calor. Para entender esta aparente "injusticia", nos dice el sacerdote, es necesario saber que el jornal es realmente el Amor de Dios, dado sin distinción a aquellos que atienden su llamado: unos a temprana edad, otros en la  mitad de su vida, otros al final...

FEBRERO 2 DE 2012

Hoy en el evangelio se narra la presentación del niño Jesús en el templo -tradición judía de consagrar a Dios todo hijo primogénito varón- y se cuenta que en el templo se encontraba un anciano llamado Simeón que esperaba conocer al Mesías  y por lo tanto, al verlo dice: "Ahora Señor según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz; porque mis ojos han visto a tu Salvador...". El sacerdote nos invita a reflexionar sobre cuál es la gran esperanza que cada uno de nosotros tiene... aquella cuyo cumplimiento nos haría bajar tranquilos al sepulcro.  Pregunta interesante y crucial: tenemos alguna gran ilusión? Cuál sería la salvación para nosotros? ¿la buscamos?, ¿cómo,  dónde, cuándo?. Cuando podríamos decir como Simeón: "Ahora Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz"

FEBRERO 28 DE 2013

En el evangelio de ayer el Señor narra una parábola muy inquietante respecto a lo que encontraremos después de la muerte. Es muy clara, y desmiente a aquellos que afirman que la Biblia no menciona el cielo o el infierno. Se refiere a un pobre y un rico: " ...el pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado. En la morada de los muertos, en medio de los tormentos..."; dos lugares muy diferentes que además están separados por "un gran abismo" que impide pasar de un lado a otro.

El rico es la imagen del hombre que solo vive en busca de su propio bienestar y de bienes materiales, inmerso en el egoísmo y la indiferencia –explicó el sacerdote-, y el pobre es aquel que puede disfrutar de lo que tiene, sin apegarse a nada, consciente de que esta vida es pasajera y puesta su esperanza en Dios. Por eso, la primera lectura  suena tan dura también: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor! –

Sea esta la oportunidad para compartir una nota que recibí en mi correo electrónico sobre el mismo tema, y que dice así: La famosa revista Newsweek sorprendió a muchos en su edición de Octubre 2012 con una portada y un titular impactante: "El cielo es real - La experiencia de un Doctor en el más allá". La revista publica un artículo escrito por un prestigioso neurocirujano estadounidense que luego de haber vivido una Experiencia Cercana a la Muerte (ECM), asegura haber visto y viajado al más allá.

La experiencia del doctor Eben Alexander es muy interesante, en especial para los más racionales, y se puede encontrar en internet. Aquí solo quiero resaltar la bella descripción que hace sobre el amor que sintió. Ese amor imposible que yo he percibido también, que he tratado de describir muchas veces en esta página, que no puedo dejar de anhelar y que no tiene comparación:

"Ella me miró con una mirada que, si la vieras durante cinco segundos, haría que tu vida entera hasta ese punto valiera la pena, sin importar lo que haya ocurrido en ella hasta ahora. No era una mirada romántica. No era una mirada de amistad. Era una mirada que de alguna manera estaba más allá de todo esto, más allá de todos los diferentes tipos de amor que tenemos aquí en la tierra. Era algo superior, que contenía todos estos tipos de amor en si mismo, mientras al mismo tiempo era mucho mayor que todos ellos."

Al parecer, esta experiencia también le reveló al doctor el carácter incondicional y eterno del amor que Dios nos tiene y dice " un Dios que nos cuida mucho más profunda y apasionadamente que cualquier padre que alguna vez haya amado a su hijo".