Para Recordar

Cuando el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo libra de sus angustias...

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Imprimir E-mail
 
Imprimir E-mail
 
Imprimir E-mail
 
Imprimir E-mail
 
Imprimir E-mail