Para Recordar

Revestíos de amor, que es el vínculo de la perfección....

LA DEVOCION A LA DIVINA MISERICORDIA Imprimir E-mail

La misericordia de Dios no es algo nuevo;  Las Sagradas Escrituras dan cuenta repetidamente de que Dios perdona, sin embargo, esta devoción busca atraer la atención hacia el Amor Infinito de  Dios  y su  disponibilidad para todos y   especialmente para los más pecadores.

El Señor quiere que aceptemos que Su Misericordia es más grande que nuestros pecados, no importa cuán grandes son,  y que nos acerquemos a Él con confianza. Mientras más confiemos en Jesús, más recibiremos.

CUANDO

Fue en 1931 cuando el Señor le encargó a Sor Faustina Kowalska la misión de promover una  fiesta para  la Divina Misericordia, a celebrarse cada año, el domingo después de la Pascua. Él le dijo:

"Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible Misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores.

 Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mí misericordia.

El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas.

En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias.

Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata.

Mi misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico"....

 

OTROS ASPECTOS DE LA DEVOCION

La imagen

El primer elemento de la Devoción a la Divina Misericordia que fue revelado a la hermana Faustina fue la Imagen. Jesús se le aparece con rayos de luz irradiando desde su Corazón y le pide que pinte su imagen  para que sea venerada, primero en la capilla y luego en el mundo entero;  el significado y algunas de las promesas que trae consigo, extractadas del diario de sor Faustina son:

"Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas…"."Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia cuando Mi Corazón agonizado fue abierto en la cruz por la lanza."

"Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. Yo Mismo la defenderé como Mi gloria."

"Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias. Este recipiente es esta imagen con la firma: Jesús en Ti confío".

"Estos rayos protegen a las almas de la indignación de mi Padre. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la mano justa de Dios."

"No en la belleza del color, ni en la del pincel está la grandeza de esta imagen, sino en mi gracia."

"A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas, ella ha de recordar a los hombres las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil."

Según el diario de sor Faustina,  nuestro Señor desea que durante la celebración de esta fiesta se incluya la veneración solemne y pública de la imagen de la Divina Misericordia por parte de la Iglesia,  así  como la veneración individual de cada uno de nosotros.

La hora  de la Misericordia

Las tres de la tarde, hora en que expiró nuestro Señor en la cruz,  es un momento especial para arrancarle sus gracias: Yo te recuerdo hija mía que tan pronto como suene el reloj a las tres de la tarde, te sumerjas completamente en mi Misericordia, adorándola y glorificándola; invoca su omnipotencia para todo el mundo, y particularmente para los pobres pecadores; porque en ese momento la Misericordia se abrió ampliamente para cada alma."

"A la hora de las tres imploren Mi misericordia, especialmente por los pecadores; y aunque sea por un brevísimo momento, sumérgete en Mi Pasión, especialmente en MI desamparo en momento de agonía. Esta es la hora de gran misericordia para el mundo entero. Te permitiré entrar dentro de Mi tristeza mortal. En esta hora, no le rehusaré nada al alma que me lo pida por los méritos de Mi Pasión."

La coronilla

Es una oración  que el Señor le da a  sor Faustina,  a través de la cual se alcanza   gran misericordia a la hora de la muerte.

 

Los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su último refugio de salvación. Aun si el pecador mas empedernido hubiese recitado esta Coronilla al menos una vez, recibirá la gracia de Mi infinita Misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellos que confían en Mi Misericordia." 

"Escribe que cuando digan esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre mi Padre y él, no como Justo Juez sino como Misericordioso Salvador."

Aquí creo que es oportuno comentar que el 16 de noviembre de 2007 el Señor me pidió rezar la coronilla por todos los que entrarìan  a esta página,  según lo he narrado en AMOR EXTREMO. La recé, casi sin falta  durante un año, hasta que el Señor me indicó otra cosa.

La novena

El Señor también le indicó a Sor Faustina una novena para llevar cada día  a Su Corazón a un grupo diferente de almas y sumergirlas en el mar de Su Misericordia.  Se empieza el viernes santo, para terminarla  en la víspera de la fiesta.

 Indulgencias

La iglesia ha concedido una  indulgencia plenaria  a través de un decreto de junio de 2002, unida a esta devoción. (La indulgencia es la supresión de la pena debida por los pecados cometidos y puede ser parcial o total).

Requisitos

Según el  Cardenal de Cracovia, Cardenal Macharski, patrocinador de la Causa de Sor Faustina, podemos confesarnos  unos días antes y comulgar el día de la fiesta, lo que se facilita por ser  domingo. Solamente necesitaríamos confesarnos otra vez si estamos en pecado mortal en el día de la fiesta.

Pero hay que ser misericordioso para atraer la Misericordia hacia sí mismo, “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, dice el Padrenuestro.

 Exijo de ti obras de Misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte” le dice el Señor a Sor Faustina y le aclara que la misericordia se irradia por medio de nuestras acciones, palabras y oraciones.

Cómo rezar la Coronilla de la Divina Misericordia

Se utiliza un rosario común de cinco decenas.

1. Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo.

2. Al comenzar cada decena decir:

"Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, 
la Sangre, el Alma y la Divinidad 
de Tu Amadísimo Hijo,
Nuestro Señor Jesucristo,
para el perdón de nuestros 
pecados y los del mundo entero."

3.  En las diez cuentas siguientes:

"Por Su dolorosa Pasión,
ten misericordia de nosotros
y del mundo entero

. 4. Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces:

 

Santo Dios, Santo Fuerte, 
Santo Inmortal, ten piedad de 
nosotros y del mundo entero."

 

 

(Información tomada de la página de EWTN)