Para Recordar

"A través de nuestros pequeños pasos de amor Dios hace grandes cosas, Dios logra la salvación del mundo..." @Pontifex_es

¡CRISTO VIVE!...¿VIVE EN MI? Imprimir E-mail

Este año (2012), durante la cuaresma,  con el texto de Romanos 7;14 me concienticé de que “no puedo hacer el bien que quiero” y termino obrando como detesto. Pero, entonces, ¿qué es eso de que “Cristo murió para salvarnos del pecado”, eso de que “Dios habita en ti”, eso de que “eres templo del Espíritu Santo”?. Muchos se preguntarán si Dios nos habita como uno de esos inquilinos escurridizos que rara vez vemos u oímos. Una vez escuché que el Espíritu Santo era algo así como una pastilla efervescente que solo se “activa” con el agua, que en este caso sería la oración. ¿En dónde se alojará ?

Pues en esta Semana Santa pude entender, o mejor aún, pude ver cómo es que Dios habita en mí. Dios habita en mi solo de una forma: ¡SIENDO!. Cuando la impaciencia, la ira o el orgullo me encienden, Él que es manso y que es humilde me vence. Lo he podido ver porque he estado muy atenta a mis reacciones, he identificado lo que siento y enseguida le he pedido al Señor que SEA en mí y Él ES Por ejemplo, si siento rabia, se la entrego a Jesús y le pido que Él sea paz en mí.

Esta comprensión le da verdadero sentido a  la Pasión y Muerte de nuestro Señor, porque Él soportó, la humillación, la injusticia, la ingratitud, sufrimientos físicos inimaginables, tristeza de muerte y temor….para garantizar nuestras victorias. Él es invencible en nosotros…Él es nuestra paz. 

 

Cómo lo había anunciado el profeta Isaías:

“Él fue traspasado por nuestras rebeliones,
y molido por nuestras iniquidades;
Él soportó el castigo que nos trae la paz,
y gracias a sus heridas fuimos sanados.”