Para Recordar

Hay mas dicha en dar que en recibir...(Hechos 20;35)

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Reflexiones, Celebraciones, Articulos de fe
Sagrado Corazón de Jesús, formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre Imprimir E-mail

Creer en María para un católico es algo indispensable para su fe. Los dogmas marianos no son optativos. Claro que no tienen el peso de los dogmas que tienen que ver con el mismo Dios y su Hijo Jesucristo, pero no podemos quitar las enseñanzas marianas, sin disminuir o empañar nuestro amor a Dios. Tenía razón el Papa Pablo VI cuando dijo "Todo cristiano tiene que ser mariano".

 Ciertamente el amor a María no debe empañar el amor a Cristo. Cristo es más que su Madre. Él es Dios y esto hace de Él el centro de nuestra fe.  Sin embargo la revelación cristiana es también revelación mariana, y no aceptar las cualidades de la Madre, incluso la de Intercesora, es desmerecer en algo al Hijo.  Hay dos errores que tenemos que evitar: existe el peligro de amar más a la Madre que al Hijo; o amar tanto al Hijo que nos olvidamos que Él quiso escoger a su Madre como Madre nuestra. Hay una frase que nos puede ayudar a ser mejores cristianos y marianos: Nunca sólo María sin Jesús, ni Jesús sin María, siempre a Jesús por medio de María.

Leer más...
 
Sagrado Corazón de Jesús, Hijo eterno del Padre Imprimir E-mail

No se han preguntado nunca ¿por qué Dios tiene un Hijo? Yo soy sacerdote, y como sacerdote sé teología y demás estudios sobre Dios que se necesitan para ejercer el sacerdocio; pues bien esta pregunta nunca la he sabido responder. Es más una vez un niño de 10 años me la hizo, y la verdad le dije una serie de cosas, pero vi que no satisfacía su curiosidad. Le expliqué el misterio de la Trinidad, de que Dios es Trino en persona, pero único Dios en sustancia. Que el Padre está en el Hijo, y el Hijo en el Padre, y que de los dos procede el Espíritu Santo. No son tres Dioses, es un solo Dios pero en Tres personas distintas, etc, etc. Al final evidentemente aburrido de mis explicaciones, me interrumpió diciendo algo que me dejó pensar: “ Padre, Dios tiene un Hijo porque como nos ama tanto, que como si me quisiera amar con dos corazones, y con tres porque también está el Espíritu Santo”  Debo confesar que la franqueza de esta criatura me dejó desarmado. Y vi que era verdad. Su amor es tan grande por nosotros, que lo quiso expresar de forma triple; “tres” corazones, por así decirlo, que me aman intensamente, apasionadamente, locamente.

Leer más...
 
La devoción al Sagrado Corazón de Jesús Imprimir E-mail

En el año 1674 el Señor quiso revelar el culmen de su mensaje de amor a la humanidad mediante las revelaciones a Santa Margarita María Alacoque. En una de las apariciones Jesús le refería a la santa, las inexplicables maravillas de su amor y el exceso a que, su Corazón, lo había llevado hacia los hombres, de cuyos no recibía más que abandono y ultrajes. Después añadió: “El abandono y la frialdad con la que me tratan es mucho más doloroso de lo que sufrí en mi pasión. Pero  si los hombres me dieran a cambio su amor, yo estimaría poco, todo lo que sufrí por ellos y quisiera si fuere posible hacer aún más; pero los hombres no tienen más que frialdades, ingratitudes, desprecios a mi amor Tú a lo menos dame este consuelo, de suplir cuanto puedas a su ingratitud. Al menos tú ámame”.

Leer más...
 
La Ascensión del Señor a los cielos Imprimir E-mail

Este día, la oración de la Misa dice: “Llena, Señor, nuestro corazon de gratitud y de alegría por la gloriosa Ascensión de tu Hijo, ya que su triunfo es también nuestra victoria, pues a donde llego El, nuestra cabeza, tenemos la esperanza cierta de llegar nosotros, que somos su cuerpo.

Hoy se nos invita a mirar al cielo, a mirar a la casa a la que somos llamados; de donde venimos, y hacia donde deberíamos ir. Por eso hoy que Cristo ha ido a su Padre, nosotros debemos de tener la esperanza cierta de llegar, nosotros que hemos sido objeto del amor de Sagrado Corazón, nosotros que hemos sido la causa de su sufrimiento, de su dolor, y todo por abrirnos las puertas del cielo, y prepararnos un lugar.

Por ello esta fiesta me hace pensar a mí en el cielo. Pienso en el momento maravilloso en que, si somos fieles, veremos el rostro de Dios. ¿Cómo será ese momento? San Agustín que es muy claro en su pensamiento dijo esta maravillosa frase: “Después de nuestra vida, Dios mismo será nuestro lugar” Por eso tenemos que pensar que el cielo no sólo es un lugar, si nos ayuda a nuestra fe podemos pensar así, pero sobretodo el cielo es estar con Alguien, ESTAR CON ALGUIEN.

Leer más...
 
« InicioPrev123PróximoFin »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL